Archive for the ‘Música’ Category

Desvinculación cultural y el XIII Festival de Música Antigua y Barroca de San Luis Potosí

29/10/2010

Cada año, por estas fechas, se realiza en la ciudad de San Luis Potosí el Festival de Música Antigua y Barroca. Este festival se ha constituido en una valiosa oportunidad para que la ciudadanía tenga un contacto directo con los géneros musicales y culturales que se presentan, con la enormísima ventaja de que en esta ciudad contamos con numerosos e invaluables escenarios arquitectónicos que son, en muchos casos, también fruto de la época en la que fue creada la música que se presenta año con año en este festival, y me refiero por ejemplo, a las iglesias y templos que sirven de marco para estas presentaciones, las cuales le han dado a los festivales un carácter simplemente inigualable. Además de las reconocidas agrupaciones de distintos lugares del mundo que en años pasados han participado en este festival, éste ha contado año con año con un grupo anfitrión, ya que además de ser orgullosamente local, se destaca por la calidad de sus interpretaciones, además del loable trabajo de investigación y rescate de música que ha llevado a cabo a lo largo de todos estos años, y me refiero al grupo Danserye.

Hace poco más de una semana, tuve acceso al programa del festival de este año (XIII Festival de Música Antigua y Barroca), y para mi sorpresa me di cuenta de que el grupo Danserye no aparecía en dicho programa. Inicialmente pensé que se trataba de un error, razón por la cual envié un correo electrónico a la Dirección de Festivales de la Secretaría de Cultura del Estado, cuyos responsables son José Arturo Castillo Jiménez y Juan Carlos González Islas, Director de Festivales y Director de Vinculación Artística, respectivamente. No fue suficiente sólo un correo, dado que la respuesta que desde un principio recibí suscitó en mí más preguntas.

La serie completa de intercambios que por correo electrónico mantuve en días pasados con Juan Carlos González, quien como mencioné arriba, es el Director de Vinculación Artística, la encuentran en esta liga. Las respuestas que obtuve, que en algunos casos son respuestas a medias y en otros son totalmente cuestionables,  hablan por sí solas; ustedes saquen sus propias conclusiones. En lo que a mí respecta, me dejaron ver claramente que al seno de esta dirección existe una serie de ideas erróneas sobre lo que vinculación artística significa. Cuestiones como la ausencia de una convocatoria formal o como el “estar esperando” a que la vinculación tenga que darse desde los grupos artísticos hacia la institución y no al revés, así como el argumento de que no se puede programar a un grupo si en esta dirección de vinculación no saben cómo se llama, son sólo algunos ejemplos. Pues, ¿qué no se supone que el papel de un departamento de vinculación sería el de buscar, convocar, atraer, jalar, invitar, a las agrupaciones musicales por todos los medios posibles, y para eso haría falta mucha más imaginación como para estar esperando a que se asome alguien en la oficina con una propuesta, cuando ni siquiera se ha hecho una convocatoria formal y extensiva? Peor aún, dejar a un lado la más mínima autocrítica que el caso requeriría y perder la posibilidad de enmendar rápida y oportunamente la situación (reaccionar, pues), y para colmo también, confundir el legítimo derecho que tengo como ciudadano para cuestionar a un funcionario de gobierno sobre su proceder, con una cuestión de primitiva agresividad. Todo esto es más que lamentable.

Por el bien de los ciudadanos y de las agrupaciones musicales de calidad de nuestra entidad, lo menos que se esperaría del Secretario de Cultura en este caso particular, es que se dé a la tarea de revisar en detalle los procedimientos que son usados para convocar y organizar los festivales culturales en nuestro estado, si es que tales procedimientos existen, y si no, crearlos, para que la tan necesaria tarea de vinculación artística se haga con criterios claros, así como también orientados hacia la promoción continua de los grupos locales. De seguirse procediendo como este caso lo demuestra, se corre el riesgo de que la organización de cualquier festival cultural en nuestro estado quede a merced de la discrecionalidad y de la exclusión, en evidente perjuicio de la sociedad potosina y de su vida cultural.

 

Cartel del XIII Festival de Música Antigua y Barroca

Anuncios

La Canción del Tricentenario

21/08/2010

Uno se imagina que con motivo de una celebración tan importante como el bicentenario del inicio de la guerra de Independencia de México, el cuidado de lo que podríamos llamar los contenidos para las diferentes actividades a realizarse en el marco de estos festejos tendría que ser enorme por lo que el hecho conmemorativo significa y por la cantidad de recursos que han sido asignados para su realización. Apenas ayer se dio a conocer la denominada Canción del Bicentenario, que lleva por título “El futuro es milenario”, escrita por el compositor Jaime López en colaboración con Alex Syntek e interpretada por éste último. Después de escucharla me queda claro que la idea de ambos compositores al hacerla era la de una canción de una extrema sencillez, con la idea, seguramente, de su masificación. Aunque no puedo decir que sea una mala canción (si es que no me equivoco en lo que el objetivo de los compositores fue al escribira), sí creo que está lejos de ser un trabajo que represente la mejor canción que se hace hoy en este país, y aquí es donde creo que quienes fueron los responsables de buscar cantautores y una canción para los festejos del bicentenario fallaron, sin mencionar que estoy en total desacuerdo en sacrificar el contenido de las cosas como condición necesaria para su amplia difusión.

Por esa razón, dispongo unos minutos para hacer un brevísimo inventario, sin un orden especial y seguramente sin mencionar a muchos  otros más, de quienes a mi parecer serían dignos representantes, o lo habrían sido, de escribir una canción de un contenido realmente acorde a la mejor canción que se escribe hoy en México, aunque queden como meras sugerencias para el Tricententario (atención organizadores del futuro: habría que hacer el encargo de las canciones desde ahora, porque no les puedo asegurar que quienes están en esta lista sigan aún en el planeta para el año 2110):

David Haro – Veracruz

Mauricio Díaz Fernández – Veracruz

Rafael Mendoza – Distrito Federal

Marcial Alejandro (q.e.p.d) – Distrito Federal

Darío Parga – San Luis Potosí

Yahir Durán – Sinaloa

Miguel Angel Mauríes – San Luis Potosí

David Aguilar – Sinaloa

David Soráis – San Luis Potosí

Francisco Barrios – Chihuahua

Epílogo 1 (sarcástico, sí):
Y como en gustos se rompen géneros, espero nomás que para dentro de 100 años la cumbia y el reguetón hayan desaparecido de la faz de la tierra, no vayan los organizadores de los festejos del Tricententario a pensar que nos gustaban tan maravillosos y ricos géneros musicales y los incluyan dentro la posible selección para la “Canción del Tricentenario”.

Epílogo 2 (este sí es en serio):

Pero de aquí a que pasen 100 años más, vengan las canciones de estos maestros mexicanos arriba citados, y de los que se vayan sumando (se aceptan sugerencias, por supuesto).

David Haro y el final de todos los desiertos

15/08/2010

Recorremos un páramo bajo un ardiente sol que nos consume poco a poco. Nuestros pies torpemente tropiezan con las enormes grietas abiertas infinitamente ante nosotros y una sed despiadada nos arrebata la conciencia con cada gota de sudor que derramamos. Largo desierto, irremediable suplicio. Pero es el humeante horizonte que empieza a traernos visiones esperanzadoras, tal vez espejismos, pensamos; un remoto oasis que parece unir la tierra con el cielo, ¿será ese el lugar que al fin buscábamos? Pero es la confusión creada por nuestra irremediable sed y el infinito cansancio que trae la desesperanza lo que nos empuja a pensar que aquella hermosa visión es simplemente pura irrealidad.

Fue así, cual intempestivo oasis, que irrumpió David Haro ante nuestras atónitas miradas e incrédulos oídos, al presentarse a finales de Julio pasado en ésta nuestra sedienta ciudad. Si tuviera que describir en una sola palabra este feliz concierto, ésta sería “asombro”. La maestría de David para usar la palabra en cada una de sus canciones no puede compararse con nada conocido, como tampoco aquello que nos hizo sentir a quienes compartíamos con él aquellas horas. El mismo Jaime Sabines quedó prendado del talento de este veracruzano bendito cuando tiempo atrás tuvo la oportunidad de conocer la manera en que David mezclaba su esencia jarocha (ese mágico mundo en donde habita la abundancia, la generosidad, el ingenio, la alegría, el erotismo, la naturaleza sin tapujos ni falsos pudores), para musicalizar y dotar de insospechada vida a algunos de sus poemas (“Aguamarina, la ingrata piedra que no mata…”).

Sedientos habitantes del altiplano mexicano, abrevamos en las canciones de David hasta saciarnos, sólo hasta caer en cuenta de que ese lugar que pensábamos en el lejano horizonte, ahí donde se juntaban la tierra y el cielo, estaba ante nosotros, sonriendo, cantando, cerrando las resecas grietas de un desierto que terminamos por olvidar.

Bookmark and Share

A buen puerto (sobre la Canción Y)

02/05/2010

Hay días en la vida en que una inmensa alegría hace presa de nosotros, y hoy es uno de esos. La razón es que hoy al fin pude confirmar que la Canción Y (en esta liga), la cual escribí a finales del año pasado y que pude grabar el 23 de Diciembre de 2009 gracias a mi amigo y hermano Martín Martínez Castro, ha llegado a su destino: Yoani Sánchez.

Así es, la Canción Y, como su título lo dice, está basada en el blog de Yoani, Generación Y, el cual empecé a seguir hace ya un par de años y a través del cual he podido entender la realidad de Cuba desde un punto de vista muy distinto al que muchos conocíamos, dándonme cuenta que en ese país no existe un respeto para aquellos que piensan y opinan distinto del gobierno, pues todo aquel que se atreva a moverse en una dirección distinta es inmediatamente perseguido, denostado, amenazado. Por esta y muchas otras razones que tienen que ver con mi convicción de que ninguna sociedad podrá jamás desarrollarse si no existe en su seno un respeto irrestricto por los Derechos Humanos, incluído el derecho a expresarse libremente, es que escribí y grabé la Canción Y.

Sin embargo la historia empezó un poco antes de poder grabarla. La idea de escribirla surgió en Septiembre del año pasado y fue a medidados de Noviembre que terminé de escribirla. Fue el 21 de Noviembre, un día después del mitin de repudio contra Reinaldo Escobar, esposo de Yoani, que hice mi primer contacto. Fue precisamente Reinaldo quien contestó el teléfono, con quien después de platicar sobre cómo se encontraba en ese momento después de los sucedido en la esquina de 23 y G, le conté que acababa de terminar de escribir una canción, la Canción Y, y que esperaba muy pronto poder grabarla y enviársela a Yoani, como mi humilde apoyo al movimiento por la libertad de expresión en Cuba.

Poco más de un mes después, y terminando de grabarla, volví a ponerme en contacto. Esta vez fue la primera que hablé con Yoani. Yo estaba tan nervioso que apenas podía articular bien mis palabras. Sin embargo fue la primera de varias conversaciones telefónicas en donde le fuimos dando seguimiento a la aventura de poder hacerle llegar un disco con la Canción Y, dada la dificultad de poder bajarla de este mi blog en donde yo la había colgado desde un principio, debido al tamaño del archivo y al restringido acceso a internet que tiene Yoani.

Pero fue en el segundo intento, gracias a una persona  amiga, que finalmente Yoani recibió en pasados días el disco que yo le enviaba, el cual llevaba como unico rótulo “Canción” con la idea de no llamar la atención de nadie, y razón por la cual Yoani me dijera, cuando le expliqué este punto, “ya estás empezando a pensar como cubano”. Y fue el día de hoy que volví a llamarle para saber si alguno de mis intentos había por fin tenido éxito, para darme cuenta, con inmensa alegría, que Yoani tenía ya en sus manos el disco y que había ya escuchado la Canción Y. Mientras la escuchaba hablarme de sus impresiones sobre la canción y del hecho que había empezado a compartirla con los suyos, sentía una emoción indescriptible, pues finalmente la Canción Y llegó a su puerto, a buen puerto.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Pero es que ustedes los trovadores no saben na’ de la vida

19/04/2010

Frank Delgado fue muy atinado al escribir la canción que da título a este texto (“Ustedes los trovadores no saben na’ de la vida”), y si no se equivocó fue porque conoce mejor que nadie a los de su propia especie, es decir a los cantautores. Yo retomo sin afanes poéticos el mismo verso para decir que he llegado a la conclusión de que en ocasiones es necesario separar el trabajo y el respeto que podemos sentir por un creador en particular de lo que el mismo creador es fuera de su propia obra. Y para explicar lo anterior pienso dar dos ejemplos muy recientes.

El primer ejemplo nos lo ha dado el cantautor cubano Silvio Rodríguez, quien el mes pasado mantuvo un debate epistolar público con el periodista exiliado de origen cubano Carlos Alberto Montaner, en donde ambos argumentaron y contraargumentaron sus ideas y posiciones sobre la situación actual de Cuba. Estas cartas no pudieron más que mostrarme a un Silvio Rodríguez muy distinto del que había siempre concebido, aquel que luchaba en sus canciones por el respeto irrestricto de los Derechos Humanos más elementales, tales como el derecho la libertad, pues durante su exposición de ideas en las diferentes cartas me dejó ver que lo que yo siempre interpreté en su obra como una defensa y una promoción universal de los más altos valores y derechos humanos se convertía en este debate en una muy particular defensa a ultranza del regimen castrista. No es que haya sido ingenuo todo este tiempo, es simplemente que su obra me ha hablado siempre de cosas mucho más grandes que las ideas vertidas en las cartas que he mencionado, cosa que sigo pensando aún hoy después de haberlo leído en un ámbito que no es el de sus canciones. Silvio es un cantautor muy grande.

El otro ejemplo del que hablo es el dado por el Flaco de Jaén, el cantautor español Joaquín Sabina, quien se encuentra de gira por estos días en mi país y quien en días pasados expresó a los medios de comunicación que la estrategia del gobierno mexicano en contra del crimen organizado es, por decirlo de la mejor manera, ingenua. Tampoco me engaño pensando que Joaquín Sabina sea o haya sido un ejemplo de compromiso cívico en su país o en ningún lugar del mundo, ni que su obra hable o promueva la creación de mejores y más grandes hombres, pues cualquiera que lo conozca sabe que esa nunca ha sido su intención, lo que, sobra decir, no demerita su maravillosa obra en lo absoluto y su eterna intención de “escribir la canción más hermosa del mundo”. Sin embargo creo, y otra vez, separando al trovador del Joaquín-haciendo-declaraciones-sobre-el-problema-del-narcotráfico-en-México, que este último Joaquín no es probablemente la voz más autorizada para juzgar el tema, dado que el Joaquín trovador, como lo hemos sabido siempre, forma parte de esa inmensa población que día a día alimenta a la Medusa encarnada en el crimen organizado y en el narcotráfico que sufrimos en México y en tantos otros países de este narcotizado orbe, y me refiero sí, a los consumidores de drogas.

A final de cuentas al Silvio y al Joaquín trovadores no puedo reclamarles nada, más bien, los admiraré siempre como  los gigantes que son. Como bien dice Frank Delgado en otra parte de la misma canción:

“Es mejor que esto se quede así,

pasé ayer por tu casa

y me tiraste brasas,

pero ya no me encendí”.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Canción Y

24/12/2009

(This entrance in English here)

Fue en Septiembre aproximadamente cuando pensé en escribir esta canción, con la única idea de apoyar desde mi ciudadana trinchera al movimiento por la libertad de expresión de la llamada blogósfera cubana. El título de la canción está, como la canción misma, basada en el blog de Yoani Sánchez: Generación Y.

Desde hace aproximadamente 2 años empecé a leer el blog de Yoani, y desde entonces no dejé de hacerlo. Su manera de describir la realidad que vive y su valiente crítica me dieron el mejor pretexto para intentar poner humildemente un granito de arena en esa su lucha. Aunque nos encontremos tan lejos, pretendo también tender un puente,  con la férrea convicción de que la lucha por la libertad de expresión y así como por cualquier otro derecho humano, será siempre una lucha compartida, pues nos compete a todos sin importar las fronteras, los idiomas, las creencias o los colores.

La canción se grabó apenas ayer en el estudio Soma Producciones, de Salvador Velarde. Quisiera agradecer el incondicional apoyo de entrañables amigos quienes prestaron, primero su corazón, y después sus voces, su talento musical y su tiempo para que la Canción Y fuera una realidad. Agradezco de corazón a Martín Martínez Castro (producción, arreglos, piano y bajo), que aun y con yeso y una muñeca rota nos regaló sus maravillosas ideas musicales entrelazadas con esa eterna sonrisa que tanto amamos; a Angelina Martínez Ortiz (coros), quien llegó para regalarnos esa su hermosa voz y darle vida al coro final; a Santiago Martínez Martínez (percusiones), por su inconmensurable talento vertido en las percusiones y por su inagotable alegría; finalmente a Fernando Espinoza (mezcla y masterización), por todas esas ideas que nos regaló, fruto de tanta experiencia en el estudio de grabación y como músico.

En esta liga encuentran pues la Canción Y. La envío a Yoani con el deseo de que contagie a muchos y de que todos los cubanos la canten algún día.

nota: también pueden encontrar la liga para escuchar directamente la canción y para descargarla en la sección derecha de este blog (en la cajita de Box.net).

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

John Lenon

08/12/2009

Yo tenía 4 años cuando John fue asesinado por Mark Chapman en un día como hoy. No tengo recuerdos del hecho que vengan de aquellos días, más bien tuve conciencia de John siendo un niño más grande. De las cosas que sí recuerdo son algunas como que mi mamá platicaba haber tenido unos muñequitos pequeños y cabezones que representaban a cada integrante del cuarteto de Liverpool, los cuales sin haber visto jamás, siempre imaginé con sus atuendos de principios de los años 60’s: esos trajes grises que los hacían inconfundibles, además de los cortes de pelo tipo cazuela.

Lo que es innegable es que la música de The Beatles ha sido omnipresente desde que me acuerdo, aunque yo le presté verdadera atención después de los 20 años.  También es innegable la influencia de The Beatles, pero sobre todo de John Lenon, sobre las generaciones que eran jóvenes a finales de los 60’s, quienes creían fehacientemente, como John, que el mundo debería ser transformado no de manera violenta, sino de pacífica.

¿Qué pensaría John Lenon de estar vivo hoy y ver el estado de las cosas en las que el mundo ha devenido desde aquellos años 60?, ¿habría cambiado su forma de pensar o seguiría invitándonos a imaginar all the people living life in peace?, ¿qué dirían sus canciones hoy? Nadie lo sabrá. Lo cierto es que hoy seguramente habrá sido un día durante el que miles alrededor del mundo habrán recordado su música y su mensaje.

John Lenonphoto © Apple Corps Ltd

Bookmark and Share

Maquinita de tiempo

05/08/2009
Una maquinita del tiempo se abrió por estos días en Argentina: una lista de canciones que fueron censuradas entre los años de 1978 y 1983, durante la última dictadura militar en aquel país. Ni la distancia temporal es capaz de cambiar el fondo aberrante que la censura significó en aquel entonces, rasgo esencial de todas las dictaduras militares de la época, y sin irnos tan lejos, incluso de la dictadura monopartidista que vivimos en México durante tantas décadas.
Sin embargo, en el caso de esta lista negra, la misma distancia temporal le provee de un carácter totalmente distinto. A la luz de hoy podría parecer incluso candidez de los poderes de facto el censurar canciones como muchas que se encuentran en la lista, aduciendo en su momento serguramente a razones de seguridad nacional o de moral social que se juzgaba necesaria para sostener el regimen. Pero el tiempo es ese catalizador que le da su verdadera dimensión a las cosas. El futuro sin duda nos deparará otras sorpresas similares, otras maquinitas del tiempo que se abrirán y tal vez nos parezcan llenas de cándida ignorancia. Y no sé por qué empecé a pensar en Cuba.

Para muestra, algunos botones:

Alfredo Zitarrosa – Chamarrita de milico.

A. Spinetta – Me gusta ese tajo

Víctor Jara – Te recuerdo Amanda

Alberto Cortez – Compañera mía

Eric Clapton – Cocaine

Víctor Manuel – Sólo pienso en ti

Queen – Get down, make love.

Vicente Bianchi y Pablo Neruda – Tonadas de Manuel Rodríguez

Turandot, la favorita

15/02/2009
Sin duda Turandot es una de mis óperas favoritas. La belleza de sus arias y la fuerza de su trama siempre me han movido.
Turandot fue la última ópera compuesta por Giacomo Puccini, la cual dejó inconclusa a su muerte, y fue completada por encargo del teatro Alla Scala de Milán al músico y compositor Franco Alfano, y estrenada en el mismo teatro en el año 1926.

Esta ópera, que por muchos años fuera prohibida en China por ser considerada ofensiva para ese pueblo, y sólo interpreatada hasta finales de los años 90′ en ese país, narra la historia de la hermosa y cruel princesa china Turandot quien condenaba a aquellos que pretendieran desposarla a develar 3 enigmas propuestos por ella, y que en caso de no ser capaces de lograrlo, a ser ejecutados por Pu-Tin-Pao, el verdugo real.
Calaf, príncipe tártaro, hijo del destronado Rey Timur, atraído por la infinita belleza de Turandot decide afrontar la prueba al momento de gritar el nombre de Turandot 3 veces y de hacer sonar el gong (al final del aria “Non piangere Liu”), y quien al ser sometido a tan difícil prueba es capaz de develar los 3 misterios, sólo conocidos por Turandot y por los sabios del reino, y así ganarse el derecho a desposarla.
Al darse cuenta el príncipe Calaf que Turandot ha pedido a su padre, el emperador Altoum, que no permita que sea desposada por él, considerado un extranjero de quien Turandot no conoce el nombre, le lanza ahora a ella una prueba también: si antes del amanecer del día siguiente Turandot es capaz de adivinar su nombre, él gustosamente y probando su infinito amor por ella, ofrecerá su vida al verdugo, de lo contrario, la desposará.
Turandot ordena a todo el pueblo chino a no dormir durante esa noche, obligándoles a descubrir el nombre del extranjero so pena de grandes castigos (Nessun dorma). Es durante esa misma noche que Timur, padre de Calaf, y su esclava Liu, son apresados por la guardia real para ser torturados con el fin de conocer el nombre del príncipe, pero es la humilde Liu, quien en un acto de amor supremo por Calaf, a quien ama secretamente, se inmola jurando ser la única que conoce el verdadero nombre del príncipe extrajero.
Turbado por el hecho, y ya poco antes del amancer, Calaf reclama a la princesa Turandot su crueldad, y al final le confiesa su amor, al igual que su nombre (Io son Kalaf, figlio di Timur). Amanece al fin.
Ya en el palacio, el emperador cuestiona a Turandot el nombre del príncipe extranjero, a lo cual ella responde que el nombre del príncipe es…Amor.

Incluyo aquí tres arias que a mi parecer son extremadamente hermosas y que quisiera compartirles. Las tres son tomadas de la maravillosa versión que dirigieran musicalmente James Levin y escénicamente Franco Zefirelli en el Metropolitan Opera House de Nueva York en 1988. De las versiones que conozco es sin duda la que más me gusta.

La primer aria que les comparto es, “Non piangere Liu” (no llores Liu). En ella el príncipe Calaf pide a Liu que cuide de su padre ya ciego, el destronado rey Timur, pues él ha decidido tomar las 3 pruebas para ganar el amor de Turandot. El aria termina cuando Calaf golpea 3 veces el gong y es apresado por la guardia real hasta el momento de tomar las pruebas ante la princesa. Esta aria es precedida por otra en la cual Liu trata de hacer desistir al príncipe de tan arriesgada empresa (“Signore ascolta…”).





La segunda aria que les comparto es, indudablemente, “Nessun dorma” (Nadie duerma). En esta aria Calaf habla del desafío que ha lanzado a la princesa Turandot y anticipa su victoria cuando amanezca (“All’alba vincero”).




En el aria “Straniero, ascolta” (Extranjero, escucha), Turandot lanza sus tres enigmas al príncipe Calaf, quien los descifra: el primero: la esperanza, el segundo: la sangre, el tercero: Turandot.



Por último, el aria “O sole! Vita! Eternita” (Oh sol, vida, eternidad), que es el final del 3er Acto y de esta ópera, en donde la multitud aclama a los príncipes quienes se han declarado su amor infinito.



Si tiene oportunidad, escuchen la ópera completa y entenderán por qué es ésta, desde mi muy humilde perspectiva, la obra cumbre de Giacomo Puccini, y una de mis favoritas.

A %d blogueros les gusta esto: