Archive for the ‘Latinoamérica’ Category

Discutamos México o de cómo construir el presente y futuro conociendo el pasado

13/04/2010

(This post in English here)

En estos tiempos en donde tantas cosas parecen confabular contra el desarrollo de las sociedad mexicana, pasando por la inseguridad reinante,  así como la incapacidad de los actores políticos para generar condiciones de desarrollo, y la apatía de grandes sectores sociales ante los problemas que más nos aquejan, entre muchos otros, es necesario hacer un alto en el camino para invitar a cada ciudadano de este país a reflexionar sobre lo que queremos para el presente y el futuro de México.

Cómo podemos hablar del futuro de este país si no entendemos su pasado, más allá de lo que la historiografía priista/oficial nos entregó envuelta en desdibujados libros de texto durante tantos y tantos años, y en donde aprendimos una versión maniquea de la historia basada siempre en 2 polos absolutos: la de los grandes héroes semideidificados e impolutos, responsables de todas las grandezas de este país, y la de los traidores a la patria que han ardido en laicos infiernos desde que esa versión de la historia fue escrita, responsables de todos los males de nuestra nación.  Con una visión del pasado como la que desafortunadamente el proyecto postrevolucionario nos viene regalando desde hace ya casi un siglo no será jamás posible entendernos realmente ni entender la justa dimensión de los hechos y personas que forjaron esta nación. Es por esta razón que celebro el proyecto Discutamos México, lanzado por el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP) con motivo de la celebración del bicentenario del inicio de la guerra de Independencia y el centenario del inicio de la Revolución, pues tiene como objetivo el revalorar la historia de nuestro país, para lo cual  cuenta calificados especialistas quienes se adentran en el análisis profundo e imparcial de los diferentes capítulos de la historia de México, lo que definitivamente representa para todos los mexicanos una oportunidad de revisar y de volver a aprender, es decir, de revisarnos y de re-aprendernos como individuos y como pueblo mexicano.

Seguro estoy que de esta experiencia se desprenderán aprendizajes invaluables los que sin duda nos permitirán también darle una nueva interpretación al presente y por ende al futuro que esta gran nación nos urge a todos a construir de la mejor manera posible. Discutamos pues, México.

Bookmark and Share

Apresando la Conciencia en Cuba y en México

17/03/2010

¿Qué acciones estaríamos dispuestos a tomar si se nos negara la libertad a la que tenemos derecho por no estar de acuerdo con algo?, ¿hasta dónde llevaríamos tales acciones?, ¿pasaría por nuestra cabeza sacrificar la vida propia en aras de conseguir la libertad de otros? Seguramente estas preguntas nos suenan hoy como fuera de lugar e incluso de época para quienes podemos preciarnos de haber gozado y de gozar de la libertad como un derecho humano básico e irrestricto practicamente desde que tenemos memoria. Incluso el pensar en respuestas a estas preguntas nos resulta difícil pues no sabemos bien a bien si con ellas estamos pisando el terreno del banal romanticismo o de la mera irrealidad.

Sin embargo sabemos que hoy en día hay quienes sí viven este dilema y que incluso han optado por poner en riesgo su propia integridad física para reclamar el más básico respeto a sus derechos, y me refiero como ejemplo al caso del periodista cubano Guillermo Fariñas, también conocido como Coco, quien optó por una huelga de hambre la cual lo tiene hoy en un estado de salud considerado ya de gravedad. Coco Fariñas inició su huelga de hambre después de la muerte del prisionero Orlando Zapata Tamayo, quien murió después de haber pasado 85 días también en una huelga de hambre. Las razones de Coco Fariñas, y de Orlando en su momento, tienen que ver con el daño que están sufriendo los presos políticos en las cárceles de Cuba, bajo la tutela del gobierno de aquel país. Prisioneros de Conciencia. Personas que fueron encarceladas por tener y sostener abiertamente una opinión diferente y crítica ante aquel gobierno. “Nadie quiere morir”, dice Coco Fariñas, “esto es un reclamo a la esencia criminal de los hermanos Fidel y Raúl Castro”. Estos hechos han logrado que gobiernos y personas en todo el mundo estén expresando su absoluto rechazo al accionar del gobierno cubano en relación a mantener en sus cárceles a prisioneros de conciencia en condiciones infrahumanas que ponen en riesgo sus vidas, reclamo al cual, como muchos más, me he sumado también.

Y sin hacer menos el caso de Coco Fariñas en Cuba, ¿para qué irnos tan lejos? Aquí en México sabemos del caso de Alberta Alcántara y Teresa González, indígenas otomíes del estado de Querétaro que fueron detenidas junto con Jacinta Francisco Marcial acusadas de haber secuestrado a 6 agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y sentenciadas bajo un proceso pleno de irregularidades, como ha sido ampliamente documentado. Si bien, Jacinta fue liberada recientemente, Alberta y Teresa siguen encarceladas, por lo que fueron nombradas por Amnistía Internacional también como presas de conciencia. Guardando las proporciones, todos estos casos de los que hablo comparten desafortunadamente el mismo fondo: injusticia o justicia mal impartida, que no es lo mismo pero es igual. Por eso también me sumo a quienes piden hoy a la Suprema Corte de Justicia de la nación, quien está ahora atrayendo este caso, que haga lo necesario para que Alberta y Teresa sean liberadas.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Venezuela: libertad de expresión acotada.

01/02/2010

Siempre me ha resultado penosa esa extralimitación del gobierno venezolano a obligar a las cadenas de televisión de aquel país para transmitir por horas sus mensajes. Sin importar en qué país viva uno, imagínese sólo el tener que recetarse diariamente desde hora y media hasta incluso 7 horas de discursos del presidente de su país. Simplemente no lo puedo imaginar.

En el caso de Venezuela hemos visto cómo Hugo Chávez ha ido avanzando por el claro camino del control de los medios, más aún, de la desaparición de aquellos que signifiquen una oposición de opiniones o ideológica a las de su gobierno, todo bajo justificaciones supuestamente legales. La verdad es que es preocupante ver a un país hermano ir cayendo en esta espiral, ya que presupone la coerción de los derechos de expresión de muchos.

Los últimos sucesos alrededor de la clausura de la cadena venezolana RCTV Internacional son lamentables por lo que ello significa en términos de la libertad de expresión, pero también porque ha dejado al descubierto que cualquiera que exprese abiertamente su descontento al gobierno chavista corre un grave riesgo, y para ejemplo la muerte de 2 estudiantes durante protestas posteriores al cierre de la televisora.

En México sufrimos por décadas el control gubernamental de los medios de comunicación masiva, al igual que muestras de la más extrema represión sobre quienes divergían de las ideas del gobierno, lo que se prolongó hasta que la sociedad mexicana dijo basta.

Human Rights watch ha exhortado recientemente al gobierno de Hugo Chávez a terminar con estos abusos. Creo que cualquiera que entienda la importancia de la libertad de expresión, como medio para transformar una sociedad a través de la discusión y el debate, debería también oponerse a cualquier acción de cualquier gobierno que pretenda acotarla.

foto: humbertoadriano

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Haití

17/01/2010

La devastación de la que fue presa este país caribeño, de la que nos dan cuenta los periódicos y todos los medios alrededor del mundo, es simplemente desgarradora. Las imágenes nos hablan de una destrucción de proporciones apocalípticas que sólamente podrá ser paliada con el apoyo de la comunidad internacional,  que afortunadamente ha reaccionado de manera alentadora.

Yo me sumo a las voces que invitan a ayudar con lo que sea posible, todos podemos dar aunque sea un poco. En mi país los centros de acopio se han multiplicado, y la respuesta de los mexicanos ha sido, una vez más, contundente. Se pueden hacer donaciones en especie en los diversos centros de atención de la Cruz Roja, aunque también se han abierto cuentas bancarias de diversas organizaciones como la Cruz Roja y otras para quien quiera cooperar económicamente. Por ejemplo, Telmex da la opción de cooperar con cargo al recibo telefónico. En fin, maneras de ayudar existen muchas. No podemos menos que solidarizarnos con el pueblo haitiano que inició el año con la peor catástrofe de su de por sí difícil historia: desde la aniquilación de sus nativos a mano de los españoles allá ea finales del siglo XV y principio del XVI, después la larga historia de esclavitud bajo la cual prosperó como colonia francesa y hoy como la nación más pobre del continente americano, envuelta en una constante violencia política como un mal ascendrado en sus débiles e inestables estructuras sociales.

Y para muestra un botón, algunos datos sobre Haití:

Población: 9 millones.

Tasa de mortalidad infantil: 5.9% (en México: 1.8%)

Tasa de personas infectadas con VIH: 2.2% (en México: 0.3%)

Tasa de alfabetización: 52.9% (en México 91%)

Ingreso per cápita: $1,300 dólares (en México $14,300 dólares)

Población en extrema pobreza: 80% (en México 40%).

Inflación 2008: 15.5% (en México 5.1%)

Reservas monetarias 2008: 704 millones de dólares (en México 95.3 millardos de dólares).

Usuarios de internet: 1 millón (en México 23.26 millones).

Carreteras: 4,160kms (en México 356,945 kms).

Foto: Frederic Dupoux/AFP

Foto: Frederic Dupoux/AFP

*datos: The World Factbook, CIA.

Bookmark and Share

Maquinita de tiempo

05/08/2009
Una maquinita del tiempo se abrió por estos días en Argentina: una lista de canciones que fueron censuradas entre los años de 1978 y 1983, durante la última dictadura militar en aquel país. Ni la distancia temporal es capaz de cambiar el fondo aberrante que la censura significó en aquel entonces, rasgo esencial de todas las dictaduras militares de la época, y sin irnos tan lejos, incluso de la dictadura monopartidista que vivimos en México durante tantas décadas.
Sin embargo, en el caso de esta lista negra, la misma distancia temporal le provee de un carácter totalmente distinto. A la luz de hoy podría parecer incluso candidez de los poderes de facto el censurar canciones como muchas que se encuentran en la lista, aduciendo en su momento serguramente a razones de seguridad nacional o de moral social que se juzgaba necesaria para sostener el regimen. Pero el tiempo es ese catalizador que le da su verdadera dimensión a las cosas. El futuro sin duda nos deparará otras sorpresas similares, otras maquinitas del tiempo que se abrirán y tal vez nos parezcan llenas de cándida ignorancia. Y no sé por qué empecé a pensar en Cuba.

Para muestra, algunos botones:

Alfredo Zitarrosa – Chamarrita de milico.

A. Spinetta – Me gusta ese tajo

Víctor Jara – Te recuerdo Amanda

Alberto Cortez – Compañera mía

Eric Clapton – Cocaine

Víctor Manuel – Sólo pienso en ti

Queen – Get down, make love.

Vicente Bianchi y Pablo Neruda – Tonadas de Manuel Rodríguez

Papeles Inesperados

09/07/2009
Si hay alguien que realmente creía en fantasmas, como nos lo platica Ignacio Solares, fue Cortázar. Ese entrañable Julio que se mantuvo desde siempre cerca de nosotros, bajo nuestros brazos, en los libreros, bajo la lamparita cerca de la cama, se aseguró antes de morir (¿morir?) de que su fantasma no nos abandonara jamás.
Como enormísimo cronopio que era (sí, más aún que Louis Armstrong), y sumergido en el más hermoso y natural desorden, dejó guardada para todos los que aquí seguimos (sin distinguirnos comos famas, esperanzas o cronopios), una sorpresa que nadie hubiera jamás imaginado. Y digo que nadie, porque como enorme cronopio que Cortázar era, esta sorpresa fue segurmente el fruto del más metafísico de sus descuidos: ¿a quién podía ocurrírsele dejar este mundo (¿dejar?) olvidando una cómoda repleta de papeles inéditos que van desde historias de cronopios, cuentos, capítulos descartados de algunos libros, ensayos políticos, autoentrevistas, etc., hasta el día en que, hace unos 3 años, aquellos papeles se revelaran (o rebelaran) a su esposa, para que ella nos regalase este Abril un maravilloso libro que lleva por título Papeles Inseperados? Yo acabo de recibir el mío, y como todos los cronopios, famas y esperanzas del mundo, estoy estúpidamente feliz.
No hay nada más cierto que el agitar de papeles, las ventanas abriéndose inexplicablemente, las sombras detrás de la puerta y los sonoros golpes a la vieja cómoda aquella llena de papeles inesperados en la casa de París, fueron provocados por el alegre fantasma del más enorme de todos los cronopios: Julio Cortázar.


A %d blogueros les gusta esto: