Archive for the ‘Fotografía’ Category

My Perro Rano – migración y fotografía

23/10/2010

La noche del pasado 20 de Octubre tuve la fortuna de asistir a la presentación del libro “My Perro Rano”, del fotógrafo potosino Mauricio Palos, realizado en el Centro de las Artes de San Luis Potosí. A través de maravillosas imágenes, este libro nos permite adentrarnos en el fenómeno de las migraciones que por décadas han nacido en Centroamérica y que tienen como destino final las tierras estadounidenses.

La presentación del libro tuvo un formato que, por su frescura, disfrutamos enormemente: en el estrado se dispuso una cómoda sala, con una pequeña mesa de centro, desde donde presentaron Mauricio Palos, Martha Rivera, Investigadora del Colegio de San Luis, y Ricardo Sierra, coordinador de Fotografía del Centro de las Artes. Todos quienes ahí estuvimos experimentamos la impresión de asistir a una charla íntima, entre amigos, en donde nuestra presencia osciló entre ser espectadores y convidados.

Inició la presentación Ricardo Sierra haciendo una descripción pormenorizada del trabajo de Mauricio, destacando sobre todo la calidad de su trabajo, así como los logros y reconocimientos ya alcanzados (entre los que se encuentran varias becas, la reciente mención honorífica de la XIV Bienal de Fotografía 2010 del Centro de la Imagen y el ser cofundador del Encuentro Fotográfico Mexicano). Después de esta introducción, Martha Rivera, estudiosa del fenómeno de la migración en Latinoamérica – considerada la migración más grande del planeta -, hizo una interesantísima introducción al tema, basada en su experiencia en la Casa del Migrante de San Luis Potosí y en la tesis que sobre este tema desarrolló, lo que le ha permitido un acercamiento profundo con aquellos que día a día transitan por esta larga, penosa y peligrosa ruta que a algunos les permite finalmente acceder a una realidad distinta a la que dejaron en sus países de origen (aunque no necesarimente mejor), pero que a muchos otros les arroja en el más absoluto abandono, en el dolor o incluso en la muerte, anónima muchas de las veces. Supimos también que Martha fue pieza clave en el acercamiento de Maurico Palos al fenómeno de la migración, que después pudo convertirse en este proyecto fotográfico y documental.

Posteriormente se dio inicio a una divertida pero profunda charla entre Martha, Mauricio y Ricardo, en donde se reflexionó sobre diversos aspectos de este proyecto fotográfico, desde cómo fue construyéndose y estructurándose, hasta las mismas experiencias vividas por Mauricio al adentrarse, cámara en mano,  en el complejo universo del tema que “My Perro Rano” documenta, pasando por las peripecias experimentadas, las satisfacciones, los peligros, las amistades hechas en el camino, e incluso el manejo de la enorme carga psicológica que supone un proyecto de esta naturaleza.

Sin duda esta presentación fue una oportunidad de experimentar de cerca una de las facetas de la fotografía que más disfruto y darme gratamente cuenta de que con este libro Mauricio Palos viene a decirnos con claridad y contundencia que un proyecto fotográfico que busque trascender exige un compromiso absoluto, en donde la capacidad técnica y la enorme habilidad para poder crear imágenes en situaciones y entornos muy complejos, son elementos necesarios. El resultado plasmado en “My Perro Rano” tiene ya voz propia, y como dijera Martha Rivera, este libro forma desde ahora parte importantísima del acervo documental del fenómeno de la migración en Latinoamérica, a la vez que nos acerca más a él.

 

My Perro Rano

 

La silla vacía de Christian Poveda

29/09/2009

La silla seguía ahí. En el mismo lugar donde él la había dejado sólo unos días atrás. Nadie la movió siquiera un poco, ni tampoco otros objetos que estaban ya tirados en el suelo desde entonces, lo cual descubrí sólo hasta revisar cuidadosamente las fotografías que hice en el lugar, sin saber en el momento en que las hacía, que los dos estábamos en el mismo sitio, con diferencia de unos días, él antes, yo después.

Al observar hoy las fotografías no puedo evitar tener la impresión de entrar en la habitación de quien murió tiempo atrás y que con el paso de los años permaneció intacta, en el mismo estado en que fue dejada por aquel que hoy no está. Así, la silla vacía seguía mirando al mismo lugar, en la misma dirección en la que el observador miraba hace apenas unos días. Desde ahí se podía ver hacia afuera de las celdas, al pequeño patio central que desde la autoreclusión se revestía de un matiz de inmensidad sólo equiparable con el sentimiento de urgencia de libertad que experimentaran quienes por fuerza vivieron en ese tristísimo y lúgubre lugar.

Aunque hoy no me es posible saber qué pensaba Christian Poveda sentado en esa silla, mientras miraba la luz que como una cascada de libertad se colaba por entre las rejas del pequeño pabellón, imagino que en sus pensamientos tal vez se encontraban presentes los jóvenes de la Mara 18 con quienes convivió durante meses con la idea de ser testigo de aquella su realidad: las calles, la prisión, la violencia, la muerte, sí, sobre todo la muerte, como testigo y presencia cotidiana en la vida de las pandillas de El Salvador. Pero Christian seguramente entendía la muerte, y así la vida, de una forma distinta a quienes no la experimentamos de la manera en la que él la atestiguó a lo largo de su trayectoria como corresponsal de guerra y documentalista. Estoy seguro que para él la reclusión, la violencia y la muerte tenían un significado profundo, así como también entonces la libertad, la paz y la vida, pues pudo atestiguar la esencia del hombre bajo todas estas lentes para revelarlo y así revelarnos a todos.

Como sabemos hoy, la muerte lo esperaba en El Salvador a principios del mes de Septiembre, a su regreso de México, después de pasar unos días en el Centro de las Artes, antigua prisión de la ciudad de San Luis Potosí, compartiendo su experiencia y trabajo con jóvenes fotodocumentalistas, ahí donde él experimentara la reclusión como una fotografía del pasado, ahí donde observara el presente y la incertidumbre del futuro desde la silla abandonada, la única en aquel lugar, la que quedó para siempre inmóvil a su partida sin regreso.


foto: humbertoadriano

 

Encuentro Fotográfico México 2009 – Proyecciones

29/08/2009
La próxima semana inicia el Encuentro Fotográfico México 2009, en la ciudad de San Luis Potosí. Éste constituirá una oportunidad para convivir con reconocidos fotógrafos, como el fotoperiodista mexicano Ulises Castellanos.
Una de las actividades será la de “Proyecciones”, en la cual se puede participar hasta con 10 fotografías, las cuales serán proyectadas, creando una efímera galería que será compartida con todos los asistentes. La serie con la que voy a participar se llama “Iglesia del Desierto”.

Zone Zero

01/07/2009
Definitivamente creo que las mejores cosas de la vida llegan de maneras difícilmente de explicar. Hace un par de días visité la exposición fotográfica Land-escapes que fue inaugurada en el Centro de las Artes Centenario, en la ciudad de San Luis Potosí, la cual cuenta con la participación de fotógrafos entre quienes están Joao Wainer (Brasil), Mina Bárcenas (Cuba), Diego Levy (Argentina), Patricia Martín (México), Roberto Guaracaya y Philippe Gruenberg (Perú), y como curador de la exposición, Humberto Chávez Mayol. Puedo decir que disfruté mucho la expoisición, sobre todo por ser una muestra de perfección técnica y artística, independientemente de la variedad de los temas tratados por los diferentes fotógrafos. Destaco de manera muy personal el trabajo de Diego Levy, Joao Wainer y de Mina Bárcenas, cuya agudeza visual me sorprendió gratamente.

Sin embargo, la exposición fue sólo la antesala de otro descubrimiento que me ha tenido los últimos dos días navegando en un mar de placer visual. Después de visitar la exposición pasé por la tienda de arte albergada dentro del mismo Centro de las Artes, y después de merodear por entre los pasillos, encontré un libro titulado Fotoseptiembre 07. Hecho en Latinoamérica, a través del cual pude descubrir todo un movimiento fotográfico que inició en México para extenderse a Latinoamérica y al mundo, el cual reúne a la créme de la créme de los fotógrafos de la región.

A través de las páginas del libro, el cual evidentemente está plagado de maravillosas fotografías dignas de estudio, encontré también la referencia de un sitio web llamado Zone Zero, el cual es dirigido editorialmente por el reconocido fotógrafo Pedro Meyer, y que ha resultado ser una verdadera explosión visual que todo amante de la fotografía debería ver y estudiar y atesorar, ya que está constituído por una enormidad de galerías que nos permiten adentrarnos en una variedad de estilos, autores y temas difícil de imaginar, sobre todo por su accesibilidad. Además de las galerías, curadas por el equipo de investigadores, fotógrafos y curadores de Zone Zero, están los portafolios, los cuales son series de 5 fotografías, las cuales son enviadas por fotógrafos que quieren exponer su trabajo en este sitio. Un placer y un lujo (como diría el reconocido chef español Borja Blázquez).

Exponer o no exponer, he ahí el dilema

14/02/2009
Hoy tuve la suerte de recorrer el Centro de las Artes de mi ciudad teniendo como guía al artista y pintor mexicano Carlos Ramírez, quien actualmente tiene a su cargo la subdirección de Artes Visuales de este centro.
Gratamente constaté la manera en la que se está trabajando ahí, en donde se ofrecen diversos diplomados, como son pintura, dibujo, modelado en barro, grabado, serigrafía, fotografía análoga y digital, tejido en telar e incluso escultura, con el objetivo de que estos diplomados evolucionen en licenciaturas en un futuro no muy lejano.

Para alguien que se ha acercado al arte más bien de manera tangencial, como yo, entrar hoy en los recintos donde tantas personas de diversas edades tabajaban en sus obras, ha sido como abrevar en un remanso, para terminar de entender la necesidad e importancia de que existan espacios donde se enseñe arte en cualesquiera de sus formas, y en donde al igual pueda mostrarse la obra creada.

Aunque ya habíamos discutido al interior de mi familia la idea de buscar un lugar en donde exponer mi trabajo fotográfico, hoy caí en la cuenta de que es algo que tengo que hacer. Como me lo dijo Carlos Ramírez casi al final de nuestra visita: “es importante mostrar nuestro trabajo, y que otros, además de nuestros amigos y familia, lo conozcan y critiquen”. Tiene toda la razon.



Vecino de celda. Foto: Humberto Meza.

Concurso de Fotografía

30/01/2009

Para todos los amantes de la Fotografía (amateurs o profesionales), sepan que el Centro Cultural Banamex lanzó recientemente la convocatoria para un concurso llamado “El México de los Mexicanos”, como una manera de homenajear al mexicano, a su cultura y su medio, a través de la imagen. Resulta muy interesante que existen diferentes categorías para concursar, y que uno puede inscribirse en la o las que desee. Las fotos (series de 5 por categoría) se suben a través del sitio http://www.elmexicodelosmexicanos.com/, en donde el único requisito es que las imágenes estén en formato jpg, y que sean de no menos de 3MB y no más de 5MB. Cada categoría tiene sus premios, lo cuales por lo general se conforman de equipo fotográfico y de una suma en efectivo. El cierre de la convocatoria será el 12 de Junio de este año y la premiación a más tardar el 30 de Septiembre. Por mi parte ya empecé a trabajar.

09/01/2009

Sueño tan real como la piedra en que descansa,

sueño quemante desde el oprobioso olvido,
rígido sueño, impenetrable, incierto,
fuga de todos.

Descobijado sueño,
-para el páramo no hay sombra suficiente-,

sueño desierto.


Foto:  Humberto Meza.






A %d blogueros les gusta esto: