Del boeuf bourgignon y otros placeres mundanos

Disfruto mucho cocinar y uno de mis platos favoritos es el beouf bourgignon – un estofado francés de carne y verduras, cocinado en vino tinto -. Mi historia con este platillo se remonta a algunos años atrás, cuando en un viaje a París visité por primera vez un restaurante llamado George V, el cual está ubicado a unos cuantos metros del Arco del Triunfo, sobre los Campos Elíseos. Era una noche invernal con un frío tremendo, y después de deambular por la zona, cámara en mano, decidí seguir el llamado de mi estómago que a esas horas pedía a gritos algo de comer. Me instalé en una pequeña mesita en el digamos quasi-exterior del restaurante, donde un gran calentador de pie borraba de tajo cualquier rastro del crudo frío que se sentía apenas un metro más afuera. Al joven mesero le pregunté sobre la especialidad de la casa y me refirió este plato. Sin duda lo disfruté muchísimo, además de ser un plato típicamente invernal -como todos los estofados-, el cual acompañé con una buena cerveza 1664.

Desde aquella ocasión, cuando he tenido la oportunidad de regresar a París, el boeuf bourgignon de George V es sin duda una parada obligada. La última vez que estuve ahí – en Mayo del año pasado -, tuve además la oportunidad de conocer y platicar con el dueño del restaurante. Gabriel, un hombre septuagenario, fue quien me abordó cuando iba yo entrando al lugar. – ¿Mexicano?-, me preguntó, y después de romper el hielo me contó en su muy buen español que después de trabajar muchos años para la Fifa y de haber conocido a todas las figuras del futbol internacional – incluidos grandes jugadores mexicanos como Hugo Sánchez -, decidió abrir su restaurante en París. Obviamente aproveché la oportunidad para preguntarle cuál era el secreto de ese maravilloso boeuf bourgignon que ahí servían y que yo tan asiduamente buscaba en cada viaje a su ciudad. Sin más me dijo -El secreto es dejar la carne toda la noche marinándose en un muy buen bordeux-.  Así que ya encarrilado en cuestiones culinarias aproveché el mismo viaje para visitar una librería Fnac en donde compré un libro de cocina típica francesa para aprender a cocinar este plato, ya con el secreto que Gabriel tan amablemente me había revelado. Aquí abajo la receta (para 4 personas):

 

Ingredientes:

800 gr de carne (queda maravilloso con bola negra o blanca, es decir, cualquier corte muy suave, no se diga con filete), marinada durante la noche anterior en vino tinto.

500 cc de vino tino (el de tu preferencia. Obviamente con un bordeux va a quedar muy bien, pero aquí es una cuestión de gustos. A mí me encanta con Carmenere o Merlot también).

1 cebolla

2 dientes de ajo

4 zanahorias

1 ramita de tomillo

1 hoja de laurel

1 cucharada de harina de trigo

3 cucharadas de aceite de oliva

Sal y pimienta al gusto

20 a 24 papas pequeñas (de las que miden unos 3 a 4 centímetros de largo)

 

Preparación:

Corta la carne en trozos grandes y sazónalos con sal y pimienta por dos lados. Pica la cebolla y el ajo. Corta la zanahoria en rodajas de medio centímetro de espesor aproximadamente.

Pon el aceite de oliva en una cacerola a fuego alto. Cuando éste esté caliente, sella los trozos de carne por todos sus lados (para sellar la carne, déjala unos 30 segundos en contacto con el aceite, hasta que veas que se dora ligeramente). Retira la carne y resérvala (es decir, ponla en un platito mientras la vuelves a usar en la preparación). En la misma cacerola agrega la cebolla y el ajo y sofríe de dos a tres minutos, revolviendo continuamente. Agrega las zanahorias removiéndolas un par de minutos. Agrega la carne que tenías reservada y baja el fuego. Agrega la harina y mezcla todo. Luego agrega el vino tinto, el tomillo y el laurel y lleva a hervor suave. Por último tapa la cacerola y llévala al horno precalentado a 130°C por 2 horas.

Hierve las papas en agua con un poco de sal por 40 minutos.

Emplatado:

Utiliza platos hondos precalentados por 3 minutos en tu horno microondas. Sirve un par de trozos de carne por plato con una ración de verdura y salsea generosamente con la reducción del vino. Por último agrega de 4 a 5 papitas hervidas y como adorno una ramita de cualquier hierba fresca que tengas. Un estupendo maridaje lo tienes si acompañas el plato con el mismo tipo de vino que usaste en la preparación.

Boeuf bourgignon

Boeuf bourgignon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: