Sobre la participación ciudadana*

¿Qué actitud debemos tomar los ciudadanos de a pie ante la realidad que día a día desfila frente a nuestras atónitas miradas, y que lejos de mostrar indicios de mejora más  bien pareciera moverse hacia insondables abismos?, ¿quejarse o proponer?, ¿echar de  gritos o construir a través de la discusión?, ¿ser espectadores o aventarse a poner manos a la obra, involucrarse pues? La respuesta parece obvia, pero deja de serlo cuando revisamos los datos que arrojan estudios que analizan la opinión de los mexicanos respecto a la necesidad de la participación ciudadana en la transformación del país.

El artículo “Cultura Política, participación ciudadana y consolidación democrática en México”, de la Universidad de Guadalajara, detalla que según los datos del informe Encup 2003, 85.8% de las personas que fueron encuestadas no forma ni ha formado parte de una organización ciudadana. También detalla que el 56.7% de los encuestados considera que es difícil organizarse. Por otro lado, el 56.4% de los encuestados considera que los ciudadanos poco o nada pueden influir en las decisiones del gobierno, y un 53.7% cree que los ciudadanos poco o nada pueden influir en la vida política nacional, o de plano no saben si pueden hacerlo. El estudio también explora el desinterés de los mexicanos por el debate sobre asuntos políticos en donde el 64.3% de los encuestados dijo no prestar atención o abstenerse de participar en discusiones de esta naturaleza.

Si bien estudios como el anterior nos hablan de una sociedad mexicana poco identificada con la idea de participar, ya sea porque se considera que organizarse alrededor de causas comunes es complicado o que la participación ciudadana poco o nada puede hacer para dar y cambiar el rumbo al país en conjunto con quienes toman decisiones en los aparatos de gobierno, aunado lo anterior al desinterés en torno a temas políticos, también es cierto que la solución de los grandes problemas nacionales debe involucrar de forma activa a la sociedad.

Pretender que las soluciones a los grandes problemas nacionales provengan de un sector en particular es un mero sueño y una pérdida de tiempo, sin querer decir con esto que quienes lideran los gobiernos estén exentos de la responsabilidad que la sociedad les ha conferido. Más bien, quiere decir que la implicación organizada y responsable de los diversos sectores de la sociedad es y será siempre necesaria para generar mejores condiciones de desarrollo para nuestro país, y sí, como también es y será necesaria para generar mejores gobiernos.

 

*Publicado el 1 de Febrero de 2010 en El Blog de DHP, en Animal Político.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: