Derechos para las familias homoparentales

El 16 de Agosto de 2010 es un día que seguramente será recordado en México. Se trata del día en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha declarado constitucional el que parejas homoparentales (del mismo sexo) puedan adoptar niños. A finales de 2009 se declaró también la constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo, por lo que la declaratoria del día de hoy viene a completar su derecho a formar familias que contarán con pleno reconocimiento legal.

Dentro de algunos sectores sociales este hecho representa una afrenta y un atentado contra la llamada institución familiar, dado que bajo su perspectiva el que existan familias formadas por personas del mismo sexo y con la posibilidad de adoptar hijos constituye un acto contra natura, ergo, también les parece impensable además que los derechos de estas familias cuenten con reconocimiento legal.  Aunque respeto este tipo de opiniones, yo considero que dotar de derechos a las familias  homoparentales viene en realidad a fortalecer los derechos de una sociedad que es plural, al promover la igualdad de derechos entre los individuos que la conforman, sin distingo de su orientación sexual.

El debate también incluyó los derechos de los niños adoptados, y en gran parte los detractores de esta ley argumentan que éstos tienen el derecho a tener un padre y una madre, porque, nuevamente, “eso es lo natural”, así como que la condición de tener padres del mismo sexo causaría al niño daños psicológicos. Pero como lo han determinado los ministros de la corte, un niño tiene el derecho de tener padres, es decir, alguien que les ame, les cuide, así como quien les brinde las oportunidades adecuadas para su desarrollo, siendo la orientación sexual de los padres un factor irrelevante a la hora de buscar el bienestar de un niño, además de que la discusión sobre si el hecho es natural o no, carece de todo fundamento racional, pues querría decir que los niños que por alguna circunstancia se crían por ejemplo bajo la tutela de una madre soltera, con la abuela, o en cualquier otra condición diferente a tener un padre y una madre, serían criados en condiciones antinaturales. De la misma manera, nada garantiza que un niño con padre y madre, ambos heterosexuales, tenga un desarrollo adecuado y armónico, ya que esto no es una simple cuestión de género, sino que tiene que ver con complejísimos procesos en donde juegan una inmensidad de factores que nuestros amigos psicólogos podrían explicarnos con lujo de detalle.

Otro de los argumentos expresados por quienes no están de acuerdo con esta nueva ley es acerca de la supuesta propensión de las personas homosexuales hacia al abuso sexual de niños. Sin embargo no existen datos que soporten tal argumentación. La periodista Lydia Cacho, a través de sus investigaciones sobre el tema, detalla que del total de personas procesadas y encarceladas por abuso sexual de menores en México, aproximadamente el 80% de éstas son heterosexuales y el resto homosexuales. Saque usted sus conclusiones.

En suma, y en lo personal, celebro este paso que la sociedad mexicana ha dado en pro de la igualdad de derechos dentro de una sociedad libre y plural, y considero que apostar en los hechos por dotar sin distingo a todos los mexicanos de los mismos derechos no es una aberración, como algunos han dicho, sino un importantísimo y necesario acierto.

Anuncios

2 comentarios to “Derechos para las familias homoparentales”

  1. Don Quijote Says:

    Saludos Adrián. He tenido la oportunidad de leer tu blog y me parecen excelentes tus artículos, de una realidad y toma de conciencia social muy relevantes. La canción Y también muestra un gran talento. En mi caso la guitarra es una actividad frustrada que nunca he podido superar pese a varias intentonas.

    Me subscribo a tu blog para darle seguimiento a tus artículos. Nos mantenemos en contacto.

    Un abrazo.

    Don Quijote.

    • humbertoadriano Says:

      Hola Don Quijote (de la Chamba), me ha dado un gusto enorme leer tu comentario, ha sido una muy agradable sorpresa, además de que agradezco tan amables apreciaciones. Igualmente te mando un abrazo. Aquí (e igualmente en tu blog) nos estamos leyendo.

      ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: