Falsa identidad

No voy a hablar sobre robo o usurpación de identidad por medios de sofisticadas falsificaciones. Tampoco voy a referirme al arte de la actuación bajo el título de este escrito. No. Más bien voy a hablar sobre ese falso sentimiento de identidad que es generado y alimentado ex profeso alrededor del más popular de los deportes en México: el futbol. Pero primero quiero aclarar que no tengo nada en contra del futbol, es un deporte que requiere de una inmensa habilidad física y mental para lograr ser exitoso practicándolo, lo que reconozco de forma tal que nunca he sido ajeno a disfrutar viendo las hazañas que algunos genios de este deporte tienen la maravillosa osadía de llevar a cabo. Tampoco tengo nada en contra de quienes se ganan la vida haciendo del futbol un negocio, sobre todo sabiendo de las gigantescas ganancias que este deporte deja en un país como el nuestro, el cual bien llevado es sin duda una mina de oro. Lo que sí repruebo de manera absoluta es que en México se pretenda colgarle a este deporte el atributo de ser algo así como un símbolo de nacionalidad. Esto, sin exagerar, me parece un tristísimo error por el engaño que representa, y sin embargo es utilizado hasta el cansancio en cualquier lado, desde las televisoras hasta la enormidad de productos que en estas fechas inundaron el mercado mostrándonos a un “Tri” alrededor del cual todos los mexicanos teníamos que estar unidos.

Pero me explico. Querer darle al “fut” ese carácter de quasi-símbolo patrio no es para mí sino muestra de la depauperación y de la vanalización que la tan necesaria unidad nacional ha sufrido. Tal vez no lo sería si existiera una clara idea de lo que ser mexicano significa, pero lo es dado que difícilmente la sociedad mexicana sabe o le interesa tal concepto, y ser mexicano es en el mejor de los casos un concepto circunscrito en lo territorial, un concepto inmediato y presente, sin una clara y real idea del pasado común y del futuro que deberíamos estar construyendo. De por sí nuestra mal entendida identidad está plagada de mentiras, de imprecisiones y de ideas errónas, empezando por las históricas, que nos han llevado a construir una idea de mexicanidad basada, por ejemplo, en la santificación de los denominados héroes patrios y en la satanización de su contraparte, los villanos innombrables de la historia nacional, cuando la identidad de un país debería estar mínimamente asentada en el justo entendimiento de los hechos y de los personajes que hicieron su historia, cosa que la historia oficial emanada del sistema de educación priista nunca procuró. Pero esta vanalización de lo que ser mexicano significa no sólo tiene una expresión errónea desde el punto de vista histórico, también tiene su reflejo en la absoluta falta de claridad sobre lo que el futuro de México debería significar, esa idea de lo que ser mexicano debería representar para las generaciones venideras.

Por esta razón, y por el hecho de que la creación de una identidad y una unidad nacional es algo que creo necesario para afrontar los problemas que aquejan a este país, de manera que su solución signifique una solución para todos, es por eso que considero que antes de “ponernos la camiseta del Tri” deberíamos “ponernos muchas otras camisetas” que nos lleven a transitar a una realidad distinta, en donde ser mexicano signifique estar comprometido con transformar a este país, en donde ser mexicano sea más que sólo acordarse de serlo cuando el árbitro pita el inicio de un partido de nuestra querida Selección.

Confusiones aparte, cosa muy distinta es apasionarse viendo un partido de la selección mexicana (o de cualquier otro equipo que a uno le guste), desgañitarse hasta quedar afónico, celebrar con quien uno quiera y pasarse un excelente rato. Mejor aún todavía el conocer las entrañas de este deporte, su historia, sus leyendas. Y aquí sí, recomiendo para una lectura maravillosa sobre el futbol, la serie de escritos bajo el nombre “Jugadas de Pared”, que fueron sostenidos alternadamente entre el escritor mexicano Juan Villoro y por el argentino Martín Caparrós en Letras Libres durante la pasada copa del mundo, joyas sobre este deporte en lo que considero su justa e inteligente dimensión.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: