¿Cómo traer un poco de Copenague a nuestra ciudad?

Copenague es el centro de la atención mundial por estos días. Todas las miradas están puestas en aquella ciudad de Dinamarca pues reúne a los líderes mundiales en cuyas manos se supone están los esperados acuerdos que podrían generar acciones en cada  uno de los países que los suscriban, con el objetivo de disminuir los impactos al medio que son generados por la actividad humana. Habemos muchos que esperamos que todos los países puedan ponerse de acuerdo en líneas de acción específicas, como punto de inicio, pero que también esperamos que estos acuerdos fomenten nuevas formas de desarrollo para los pueblos, en donde uno de los ejes centrales sea el cuidado del medio.

Sin embargo creo que, además de este tipo de acuerdos que son evidentemente necesarios, ya que podrían generar, entre otras cosas, compromisos de la comunidad internacional en términos de inversión y desarrollo de nuevas y más limpias tecnologías, también es necesario que desde el seno de la sociedad seamos los ciudadanos quienes impulsemos cambios culturales, basados en la educación y la información, sin los cuales no habrá acuerdo internacional suficiente para asegurar el éxito de cualesquiera que sean las medidas globales que se pretendan impulsar.

Quien crea que son otros quienes tienen que empezar a cambiar su accionar cotidiano con respecto al medio, está equivocado. Quien crea que éste es un asunto solamente de los líderes globales, también está equivocado. Organizados como sociedad podemos hacer mucho. En nuestro propio ámbito podemos gestionar con nuestras autoridades locales, ya sean autoridades municipales o de distrito, acciones que nos permitan transformar nuestro medio inmediato. Por ejemplo: implementación de sistemas urbanos más limpios, como podría ser, la recolección de basura separada para asegurar su reciclado o su adecuado confinamiento; fomento de sistemas de transporte público eficiente que incentiven un menor uso del automóvil, programas de difusión de una cultura de respeto al medio, que fomente acciones desde nuestros mismos hogares (ahorro y optimización de energías, uso racional del agua, etc.). Aunque acciones como estas están siendo ya impulsadas en nuestro país, falta mucho todavía para que  todos los ciudadanos tengamos plena conciencia de nuestra propia responsabilidad en el cuidado del medio. Espero que no tenga que pasar mucho tiempo para que todos estemos convencidos de que podemos traernos algo de Copenague a nuestras casas, a nuestras escuelas, a nuestros pueblos y ciudades, y no me refiero a un souvenir del Nationalmuseet ni a una postal de Tivoli Gardens.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas: ,

2 comentarios to “¿Cómo traer un poco de Copenague a nuestra ciudad?”

  1. Marcos Algara Siller Says:

    Copenague si, Copenague no. Ni qué decir. Cualquier cosa que diga, recuente, critique, será un lugar común más. Así se ha vuelto el tema ambiental. No se ha logrado que sea parte de la cultura cívica, porque tirar la basura en el bote no es ser ambientalista…muchos lo piensan.

    No sé qué más decir por el momento. Saludos.

  2. humbertoadriano Says:

    ¿Revolución ambiental acaso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: