Reforma política, un posible buen comienzo.

El martes pasado presentó el presidente de México, Felipe Calderón, al Senado, una iniciativa de reforma política, la cual está compuesta por 10 propuestas que en sus palabras dotarían de mayor poder a la ciudadanía para determinar el destino de la vida pública y así fortalecer la democracia mexicana.

Se podrá estar a favor o en contra de alguna de las propuestas que conforman la iniciativa, pero de entrada creo que es celebrable el hecho de que desde el poder Ejecutivo se esté generando una iniciativa de esta naturaleza. Mi percepción general de la misma es que sí podría permitir iniciar una transformación de las reglas que rigen hoy el juego político, el cual está viviendo actualmente un enorme desequilibrio, en donde el Poder Legislativo tiene enteramente el sartén por el mango, esto después de venir de un régimen también desequilibrado en donde por décadas el Presidente de la República ostentaba en su persona el poder absoluto en el país. Desafortunadamente ninguna de estas dos fórmulas puede ser mejor que la otra ya que no están basadas en un respeto recíproco y una equidad del poder, lo que evidentemente debería ser el principio rector de la relación republicana entre poderes.

De entre las propuestas que conforman la iniciativa, las que considero en mi opinión que podrían ser de mayor transcendencia son las siguientes:

a) Permitir la elección consecutiva (por no llamarla reelección, palabra vedada durante los últimos 100 años en este país) de Alcaldes, Regidores, Jefes delegacionales, tanto en los Estados como en los Municipios, así como también de los Diputados Federales. Esto probablemente podría servir como un incentivo a quienes ostenten estos cargos para hacer un mejor trabajo, pues de lo contrario perderían de facto la oportunidad ante la ciudadanía de ser electos nuevamente. Lo que falta a esta propuesta es la creación de un sistema objetivo de la evaluación del desempeño del servidor público, que dote a los ciudadanos con parámetros claros y duros sobre los resultados obtenidos, y así permita les permita contar con información en la cual basar su decisión de voto, a la vez  que ésta esté acotada en la medida de lo posible por la objetividad y no por el marketing político que cada elección tenemos que sufrir.

b) Reducir el número de integrantes del Congreso, en la Cámara de Diputados y de Senadores. La propuesta sería irreprochable si definiera la eliminación de los diputados de representación proporcional, los cuales no representan a ciudadano alguno, y por el contrario representan palancas políticas de los partidos dentro de ambas Cámaras del Congreso que no sirven más que a los intereses de los mismos partidos. Sin embargo, el punto positivo de la propuesta es que permitiría disminuir el costo de operación delas Cámras, que evidentemente pagamos los ciudadanos con nuestros impuestos.

c) Incorporar la figura de la Iniciativa Ciudadana y de las candidaturas independientes. Estas dos propuestas constituirían en mi opinión un cambio medular en el sistema político mexicano, ya que permitirían al ciudadano de a pie, tanto generar iniciativas que potencialmente pudieran también convertirse en mejoras a nuestro marco legal, como a presentarse como candidatos en una elección, sin tener que pasar por el escrutinio de partido político alguno, sino sólo de la ciudadanía en su conjunto. Además, podría también ser una manera de equilibrar el desmedido poder que reside en los partidos políticos, pues no tendrían más el monopolio absoluto del poder político que hoy ostentan.

d) Adoptar un sistema de elección por mayoría absoluta, con segunda vuelta para la elección de Presidente de la República. Desconozco las bondades de sistemas electorales de esta naturaleza, aunque entiendo que son ampliamente utilizados en muchos países de nuestro continente. Creo que este sistema podría servir para dar, de alguna manera, mayor legitimidad a quien saliera triunfador de una contienda de esta naturaleza, pero me preocupan dos cosas: su costo y que, como vimos en 2006, serviría para dos cosas si uno de los candidatos decide no respetar las reglas del juego.

Creo que bien implementadas, estas medidas sí podrían dotarnos a los ciudadanos de un mayor poder de gestión, así como de permitir que haya una mejor y más equilibrada convivencia entre los actores político, factor tan necesario para que la toma de decisiones que sean trascendentes para el país sean abordadas siempre en un marco de respeto, pero también de celeridad. Por lo tanto deberemos involucrarnos como sociedad a emitir nuestras opiniones con el afán de que esta iniciativa se nutra y crezca. Y por la misma razón, deberemos exigir a los actores políticos a dejar de lado la mezquindad que les caracteriza cuando hay que discutir cosas de fondo, de manera que sea revisada con responsabilidad y también con responsabilidad, sea transformada en nuevas reglas de convivencia y accionar políticos.

"Juego"    foto: humbertoadriano

"Juego" Foto: humbertoadriano

*Nota poserior a esta publicación: agregro aquí el resultado de la encuesta realizada por El Universal sobre la necesidad de una reforma política. El resultado es contundente, 9 de cada 10 mexicanos piensa que una reforma política es necesaria, aunque también reveló el amplio desconocimiento que existe entre la población de las propuestas específicas hechas por el Ejecutivo.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: