Sobre los garantes de los Derechos Humanos en México

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos es por decreto el organismo responsable de la protección y defensa de los Derechos Humanos en México.  Cuenta incluso legalmente con autonomía de gestión y de presupuesto (poco más de 989 millones de pesos para 2010), para asegurar la protección, observación, promoción, estudio y divulgación de los Derechos Humanos en nuestro país, tal y como se prevee en el orden jurídico mexicano. Esto a través de acciones tales como:

1) Recibir quejas de presuntas violaciones a Derechos Humanos,

2) Conocer e investigar presuntas violaciones a Derechos Humanos,

3) Formular recomendaciones ante las autoridades respectivas,

4) Procurar la conciliación entre los quejosos y las autoridades señaladas como responsables,

5) Formular programas para impulsar el cumplimiento de tratados internacionales en la materia,

6) Elaborar y ejecutar programas preventivos en materia de Derechos Humanos.

Dicho lo anterior, algunas preguntas posibles son: ¿cómo se ha desempeñado la CNDH desde su creación?, ¿ha sido capaz de cumplir con sus directrices de manera efectiva y expedita?, ¿es realmente la CNDH garante de los Derechos Humanos en México?

Resulta que la organización Human Rights Watch se dio el año pasado a la tarea de hacer un análisis profundo sobre éstas y otras cuestiones relacionadas con el desempeño de la CNDH. Desafortunadamente el balance de este análisis no fue del todo positivo, lo que debería representar un motivo de preocupación para la sociedad mexicana en su conjunto. La versión completa del reporte se encuentra aquí, aunque yo destaco algunos puntos que llaman más mi atención. El reporte explica que la CNDH no está cumpliendo al máximo su mandato, y no por falta de recursos (sólo en 2007 más de US$73 millones y más de 1000 empleados), sino por sus propias políticas y prácticas, sobre todo porque no impulsa a las instituciones del Estado a reparar los abusos que ha documentado, no realiza la gestión necesaria ante las instancias políticas para prevenir futuros abusos, no se opone cuando las leyes del país o las prácticas de las instituciones contravienen los acuerdos  internacionales que en materia de Derechos Humanos ha suscrito México, además de que no está articulada con otros organismos que también están preocupados y ocupados dentro del país en la defensa de Derechos Humanos. En pocas palabras describe a la CNDH como un órgano que describe y documenta las violaciones a los Derechos Humanos, pero hasta ahí.

Después del detallado análisis que se presenta, se hacen una serie de recomendaciones con la idea de impulsar que la CNDH pase de un papel pasivo y por ende incompleto, a un papel proactivo, el cual asegure que puedan cumplirse de manera cabal los objetivos para los cuales fue creada. Entonces aquí caben otras preguntas, ¿está tomando la CNDH un curso de acción que incluya las extensas y fundamentadas recomendaciones hechas por Human Rights Watch?, ¿servirá el reciente cambio de timón en la CNDH para conferirle el poder de ejecución y efectividad requeridos por la sociedad mexicana?, ¿estamos los ciudadanos gestionando y exigiendo una transformación dentro de este organismo?, ¿y la clase política? Porque es un hecho que una CNDH que se erija solamente como denunciante y no como garante de los Derechos Humanos en este país no sirve para dos cosas.

foto: humbertoadriano

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: