Lo Gourmet no quita lo Cuauhtémoc

¿Qué significa la palabra Gourmet? Para muchas personas esta palabra se asocia en el día a día con otras como: refinado, exclusivo, elegante y, por qué no, caro. Llegamos a estar convencidos de que todo lo que tenga la etiqueta de ser gourmet es sólo asequible en contadísimas y especiales ocasiones. Todo esto porque cuando de cocina se trata, el término gourmet está poblado de ideas erróneas, y para muestra un botón: pensamos que para acercarse a lo gourmet se requiere de la intervensión quasi divina de un Chef, y de pasada le agregamos otro galicismo a la idea (primero Gourmet y luego Chef), lo que motiva que nuestro imaginario colectivo se llene nuevamente de dudas e ideas equivocadas. Mejor avancemos en otra dirección.

Ingredientes
Huevos   2 unidades
Queso Gruyere (de preferencia, y si no, el que te guste)   30gr
Ajo picado   1/2 cucharadita
Aceite de oliva (de preferencia, y si no, de girasol o de maíz)   al gusto
Sal y pimienta   al gusto

Para desmiticar el término propongo empezar por entender lo que la palabra gourmet significa, llevándola al terreno de nuestra propia lengua. La palabra gourmet traducida al Español significa: gastrónomo, que es “aquella persona entendida en gastronomía”. Y para de una vez evitar cualquier malentendido, inclusive en nuestra lengua, el diccionario de la Real Academia Española de la lengua le confiere a la palabra gastronomía, entre otros, el significado de ser el “arte de preparar una buena comida”. En pocas palabras entonces, gourmet significa “aquella persona que sabe preparar una buena comida”, y como la palabra gastrónomo también significa “persona aficionada a las comidas exquisitas”, entonces gourmet deberá tener como significado el de “buena comida”.

Procedimiento
– Separe las claras de las yemas y reserve.
– Ralle el queso y reserve.
– Bata las claras junto con el ajo, la sal y la pimienta y reserve.
– Caliente el aceite de oliva en un sartén (a fuego medio).
Desmitificado el término gourmet, entendiendo que su significado simple y llanamente es el de buena comida, demos un paso más para entender que buena comida puede ser también significado de simplicidad. Dado que otra de las ideas erróneamente asociadas al término gourmet, además de las ya mencionadas, es el de algo complejo, quisiera aquí defender la tesis de que si bien la buena comida puede ser compleja dado el nivel de conocimiento técnico que se requiere para su elaboración, no tiene necesariamente que serlo. La buena comida, ahora sí, la comida gourmet, puede resultar tan sencilla que invite a los neófitos entusiastas a adentrarse en tan fascinante mundo. Es más, puedo afirmar desde mi experiencia propia que primero debemos entender y estar convencidos de que la buena comida debe en un principio estar fundamentada en la sencillez, y es precisamente esa sencillez la que nos permitirá en realidad entender poco a poco relaciones más complejas entre los infinitos ingredientes y técnicas que pueden permitirnos crear buena comida. En suma, y sin menosprecio a la profesión del cocinero, y aquí sí empleando el término de nuestra lengua en lugar del término chefgalicismo que significa “jefe”, y que en el argot culinario denota al cocinero en jefe, profesión que respeto enormemente, puedo afirmar que entre más sencilla sea la buena comida más fácil será adentrarnos en ella, dejando a un lado cualquiesquiera ideas equivocadas sobre lo que la buena comida es. 

– Ponga las claras batidas sobre el aceite caliente.
– Cuando las claras empiecen a cocerse agregue el queso gruyere rayado.
– Cuando las claras estén cocidas y el queso gruyere se haya gratinado, agregue las yemas e inmediatamente después doble la “tortilla” de claras cerrándolas por los bordes y apague el fuego (las yemas quedan “atrapadas” dentro de la tortilla de claras).
– Sirva y acompañe con pan.

Maravillosos ejemplos sobran, pero los más felices son aquellos en los que los entusiastas aprendices de cocinero, como un servidor, aprovechan los ingredientes locales para crear sencillas y buenas comidas, pues en esto creo que no hay regionalismo que valga ya que cada lugar sobre el planeta tiene su propio e ilimitado potencial para dotarnos tanto de ingredientes como de técnicas, inclusive tradicionales, que a fin de cuentas nos permitan crear buena comida, comida gourmet. Nomás hay que animarse, y pueden empezar con la recetita de “Huevos a la Normandía” que aquí les pasé. Estoy seguro que después de iniciarse en esto de la buena comida se convencerán de que lo Gourmet no quita lo Cuauhtémoc.
Anuncios

Una respuesta to “Lo Gourmet no quita lo Cuauhtémoc”

  1. Anonymous Says:

    Que buena explicación, te felicito y estoy de acuerdo contigo… lo Gourmet no quita lo Cuauhtémoc y a mucha honra! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: