Algo personal

Recordando la maravillosa canción serratiana que titula esta entrega, y como me pasa cada vez que la escucho, es inevitable ponerle el saco (bien puesto)  a muchos de los políticos que aquí nos tocó tener (como tal vez diría Cristina Pacheco). Para este ejercicio no es necesario ir muy lejos: basta con leer los diarios locales o escuchar las noticias por la radio para convencerse de que definitivamente Serrat sigue teniendo razón en decir que entre esos tipos y él hay algo personal. Para muestra un botón: por estos días se prepara la elección interna del candidato del Partido Revolucionario Institucional a la gubernatura del Estado de San Luis Potosí, asunto sobre el cual los noticieros y periódicos locales no han dejado de dar cuenta, como lo hicieran hace algunas semanas cuando se llevó igualmente a cabo la elección entre los precandidatos a la gubernatura del PAN, democráticos ejercicios ambos, que si bien representan un salto cuántico comparados con la manera en la que se designaban candidatos hace no muchos años al interior de los partidos, todavía dejan mucho que desear, pues evidencian en primera instancia la voracidad desenfrenada de los candidatos por el poder a costa de lo que sea, empezando por utilizar cualesquiera medios que estén disponibles para minar al oponente (y no hablo  de medios basados precisamente en un sentido de ética o de responsabilidad política), a la vez que refuerzan la tristísima tesis de la imperfección de la democracia.
Ayer de regreso del trabajo escuchaba en la radio la entrevista que le hacían al representante de uno de los precandidatos del PRI a la gubernatura, y no pude más que documentar mi pesimismo sobre este tema: durante su intervención el entrevistado estuvo enfocado en la denostación de los demás candidatos  con argumentos alejados de toda lógica política mínimamente madura, y más bien basado en vacuos calificativos que estoy seguro dejaron a más de uno, como a mí, como espectadores y testigos de una evidente lucha intestina que no tiene por fin nada que sea cercano a la construcción de una sociadad sino, nuevamente, a una barata rebatinga política (tal y como pasó con el PAN, con sus particulares matices, hace algunas semanas durante su elección interna). No puedo más que pensar que Serrat tiene razón al decir que “entre esos tipos y yo hay algo personal”,  afrenta que deberá resolverse a favor de la sociadad, siempre y cuando la sociedad sea capaz de crearse para sí una clase política madura y capaz .

“…pero eso sí, los sicarios no pierden ocasión
de declarar públicamente  su empeño
en propiciar un diálogo de franca distensión
que les permita hayar un marco previo
que garantice unas premisas mínimas
que faciliten crear los resortes
que impulsen un punto de partida sólido y capaz
de este a oeste y de sur a norte,
donde establecer las bases de un tratado de amistad
que contribuya a poner los cimientos
de una plataforma donde edificar
un hermoso futuro de amor ypaz” 

Fragmento de la canción “Algo Personal” de Joan Manuel Serrat.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: