Todos los juegos, el juego.

12/12/2012

Esta es una canción que escribí para el proyecto de mi querida amiga, Angelina Martínez, que tuvo por nombre “Encantados de cantar”. Está escrita usando décimas en las estrofas, y habla de aquellos juegos que cada vez se ven menos, pero que de niño disfruté enormemente, y por supuesto, del amor.

Todo los juegos, el juego
Autor: Humberto Meza

Bailando en constante giro
envuelve mis alegrías,
al son que es alegoría
de zapateado suspiro.
Muy lejos mi trompo tiro,
y espero que el universo
gire sobre nuevos versos
que habré de cantar contigo:
del infinito a su ombligo
mi trompo baila al reverso.

Cuánticos saltos habrán
en mundos cuadrangulares,
tus gises irregulares
tardes de abril pintarán.
Mis pasos tras de ti van
para que nadie sospeche,
y antes que la suerte se eche
tus saltos dejan su estela,
juega Cortázar rayuela,
y nosotros bebeleche.

Al jugar mi amor entrego,
me acerco a tu corazón,
y olvido el desasosiego
cuando dices, con razón,
que la vida es sólo un juego.

Planeta en su redondez
que avanza por el espacio,
– de extraterrestres batracios
y hombres con cara de pez –
colisiona de una vez
con solitarios planetas,
el hoyo negro es la meta
para todas mis canicas:
tu voz que en ecos repica
en mi galaxia imperfecta.

Amor de puente colgante
que la otra orilla pretende,
en nuevos lazos se tiende
meciéndose tambaleante.
Sincronizo mi sextante
con el girar de tu cuerda,
y he de brincar aunque pierda
pues he de ganarte luego.
Todos los juegos, el juego,
tu corazón me recuerda.

Al jugar mi amor entrego,
me acerco a tu corazón,
y olvido el desasosiego
cuando dices, con razón,
que la vida es sólo un juego.

Finalmente, aquí dejo también una liga en donde puede escucharse la canción como fue grabada en el disco de Angelina Martínez. El que canta en el coro final soy yo  –> aquí.

Del boeuf bourgignon y otros placeres mundanos

05/01/2012

Disfruto mucho cocinar y uno de mis platos favoritos es el beouf bourgignon – un estofado francés de carne y verduras, cocinado en vino tinto -. Mi historia con este platillo se remonta a algunos años atrás, cuando en un viaje a París visité por primera vez un restaurante llamado George V, el cual está ubicado a unos cuantos metros del Arco del Triunfo, sobre los Campos Elíseos. Era una noche invernal con un frío tremendo, y después de deambular por la zona, cámara en mano, decidí seguir el llamado de mi estómago que a esas horas pedía a gritos algo de comer. Me instalé en una pequeña mesita en el digamos quasi-exterior del restaurante, donde un gran calentador de pie borraba de tajo cualquier rastro del crudo frío que se sentía apenas un metro más afuera. Al joven mesero le pregunté sobre la especialidad de la casa y me refirió este plato. Sin duda lo disfruté muchísimo, además de ser un plato típicamente invernal -como todos los estofados-, el cual acompañé con una buena cerveza 1664.

Desde aquella ocasión, cuando he tenido la oportunidad de regresar a París, el boeuf bourgignon de George V es sin duda una parada obligada. La última vez que estuve ahí – en Mayo del año pasado -, tuve además la oportunidad de conocer y platicar con el dueño del restaurante. Gabriel, un hombre septuagenario, fue quien me abordó cuando iba yo entrando al lugar. – ¿Mexicano?-, me preguntó, y después de romper el hielo me contó en su muy buen español que después de trabajar muchos años para la Fifa y de haber conocido a todas las figuras del futbol internacional – incluidos grandes jugadores mexicanos como Hugo Sánchez -, decidió abrir su restaurante en París. Obviamente aproveché la oportunidad para preguntarle cuál era el secreto de ese maravilloso boeuf bourgignon que ahí servían y que yo tan asiduamente buscaba en cada viaje a su ciudad. Sin más me dijo -El secreto es dejar la carne toda la noche marinándose en un muy buen bordeux-.  Así que ya encarrilado en cuestiones culinarias aproveché el mismo viaje para visitar una librería Fnac en donde compré un libro de cocina típica francesa para aprender a cocinar este plato, ya con el secreto que Gabriel tan amablemente me había revelado. Aquí abajo la receta (para 4 personas):

 

Ingredientes:

800 gr de carne (queda maravilloso con bola negra o blanca, es decir, cualquier corte muy suave, no se diga con filete), marinada durante la noche anterior en vino tinto.

500 cc de vino tino (el de tu preferencia. Obviamente con un bordeux va a quedar muy bien, pero aquí es una cuestión de gustos. A mí me encanta con Carmenere o Merlot también).

1 cebolla

2 dientes de ajo

4 zanahorias

1 ramita de tomillo

1 hoja de laurel

1 cucharada de harina de trigo

3 cucharadas de aceite de oliva

Sal y pimienta al gusto

20 a 24 papas pequeñas (de las que miden unos 3 a 4 centímetros de largo)

 

Preparación:

Corta la carne en trozos grandes y sazónalos con sal y pimienta por dos lados. Pica la cebolla y el ajo. Corta la zanahoria en rodajas de medio centímetro de espesor aproximadamente.

Pon el aceite de oliva en una cacerola a fuego alto. Cuando éste esté caliente, sella los trozos de carne por todos sus lados (para sellar la carne, déjala unos 30 segundos en contacto con el aceite, hasta que veas que se dora ligeramente). Retira la carne y resérvala (es decir, ponla en un platito mientras la vuelves a usar en la preparación). En la misma cacerola agrega la cebolla y el ajo y sofríe de dos a tres minutos, revolviendo continuamente. Agrega las zanahorias removiéndolas un par de minutos. Agrega la carne que tenías reservada y baja el fuego. Agrega la harina y mezcla todo. Luego agrega el vino tinto, el tomillo y el laurel y lleva a hervor suave. Por último tapa la cacerola y llévala al horno precalentado a 130°C por 2 horas.

Hierve las papas en agua con un poco de sal por 40 minutos.

Emplatado:

Utiliza platos hondos precalentados por 3 minutos en tu horno microondas. Sirve un par de trozos de carne por plato con una ración de verdura y salsea generosamente con la reducción del vino. Por último agrega de 4 a 5 papitas hervidas y como adorno una ramita de cualquier hierba fresca que tengas. Un estupendo maridaje lo tienes si acompañas el plato con el mismo tipo de vino que usaste en la preparación.

Boeuf bourgignon

Boeuf bourgignon

2012

01/01/2012

Un año que comienza; nuevas interrogantes, respuestas por encontrar.

Agendas legislativas ‘al son de la negra’**

22/02/2011

Si usted quiere saber qué se siente enfundarse en un traje de mariachi y entonar con potente voz aquella popular canción que dice: “a todos diles que sí, pero no les digas cuándo, así me dijiste a mí, por eso vivo penando”, pero ni traje de mariachi tiene, ni mucho menos una voz potente, lo único que tiene que hacer es darse a la tarea de revisar las agendas legislativas de cualesquiera de los congresos en México.

Escoja al azar. Si lo prefiere, su congreso local para empezar, o si amaneció con ánimo cosmopolita, aventúrese entonces a revisar las agendas legislativas de congresos de estados diferentes al suyo o incluso las de los partidos representados en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Verá usted indistintamente que lo que es entendido como agenda legislativa a lo largo y ancho del país es en el mejor de los casos una lista de temas o acciones potenciales sin el más básico ingrediente de cualquier agenda: una calendarización clara.

Sin una calendarización, todo plan, toda acción potencial corre el riesgo de diluirse en nada. Sin plazos claros, ¿cómo puede un legislador esbozar el más básico plan de trabajo, establecer prioridades y enfocar esfuerzos y recursos -nuestros recursos, por cierto- para la ejecución de cualquier tarea, proyecto, o iniciativa? ¿Cómo podemos los ciudadanos saber si un legislador, bancada o comisión están planeando su trabajo de forma que responda a lo que la ciudadanía considera prioritario?, y por ende, ¿Cómo podemos los ciudadanos discutir sobre si estamos de acuerdo o no con la priorización en la discusión de temas e iniciativas, si no existe planeación alguna?¿Cómo podemos los ciudadanos dar seguimiento a una acción en particular que haya sido propuesta al seno de un congreso?, y en última instancia, ¿Cómo medir el resultado del trabajo de un legislador si no hay un plan contra el cual evaluarlo, incluyendo la forma en la que éste utilizó los recursos que la sociedad le confió para llevarlo a cabo?

Un dato duro: sólo el 31% de los congresos locales en México (10 de 32)* informan en sus portales de internet sobre algún tipo de agenda legislativa, ya sea de los partidos representados, o por comisiones, o como legislatura en conjunto. Sin embargo, las agendas legislativas disponibles son listas de los temas que quien las propone desea abordar en algún momento; en otras palabras, son puros buenos deseos.

Sobre la necesidad de tener una calendarización para los temas a ser discutidos, nos encontramos con otro dato duro, por cierto, más duro que el anterior: ninguno de los congresos locales en México se ha dado a la tarea de hacer una calendarización para trabajar los temas que su agenda legislativa propone. Lo que en poquísimos casos puede encontrarse como calendarización está más bien relacionado con la programación de las reuniones de algunas comisiones, pero con mínimo detalle o sin él sobre los temas a discutir, y en donde la visión de más largo plazo que puede encontrarse es de un mes, y esto, en el mejor de los casos. En resumen, escasas agendas legislativas y nula planeación.

Trasparentar la planeación de las discusiones a realizarse al seno de los congresos nos permitiría a los ciudadanos un mayor involucramiento, al mismo tiempo que se estaría limitando la discrecionalidad a la hora de definir qué se discute (¿congelando a la congeladora legislativa?). Por eso creo en la necesidad de que todos los congresos en nuestro país –incluyendo la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión– deben darse a la tarea de crear agendas legislativas en las cuales se determine con claridad las fechas para el análisis, discusión y toma de decisiones sobre los temas, iniciativas o proyectos incluidos en éstas. Dejemos atrás pues las agendas legislativas interpretadas al son de la negra: cuando nos digan que sí, que mejor nos digan cuándo.

* Los estados cuyos congresos despliegan algún tipo de agenda legislativa en sus portales de internet, son: Colima, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tlaxcala y Tabasco.

**Artículo publicado el 22 de Febrero de 2011 en El Blog de DHP, en Animal Político.com

Sobre la participación ciudadana*

01/02/2011

¿Qué actitud debemos tomar los ciudadanos de a pie ante la realidad que día a día desfila frente a nuestras atónitas miradas, y que lejos de mostrar indicios de mejora más  bien pareciera moverse hacia insondables abismos?, ¿quejarse o proponer?, ¿echar de  gritos o construir a través de la discusión?, ¿ser espectadores o aventarse a poner manos a la obra, involucrarse pues? La respuesta parece obvia, pero deja de serlo cuando revisamos los datos que arrojan estudios que analizan la opinión de los mexicanos respecto a la necesidad de la participación ciudadana en la transformación del país.

El artículo “Cultura Política, participación ciudadana y consolidación democrática en México”, de la Universidad de Guadalajara, detalla que según los datos del informe Encup 2003, 85.8% de las personas que fueron encuestadas no forma ni ha formado parte de una organización ciudadana. También detalla que el 56.7% de los encuestados considera que es difícil organizarse. Por otro lado, el 56.4% de los encuestados considera que los ciudadanos poco o nada pueden influir en las decisiones del gobierno, y un 53.7% cree que los ciudadanos poco o nada pueden influir en la vida política nacional, o de plano no saben si pueden hacerlo. El estudio también explora el desinterés de los mexicanos por el debate sobre asuntos políticos en donde el 64.3% de los encuestados dijo no prestar atención o abstenerse de participar en discusiones de esta naturaleza.

Si bien estudios como el anterior nos hablan de una sociedad mexicana poco identificada con la idea de participar, ya sea porque se considera que organizarse alrededor de causas comunes es complicado o que la participación ciudadana poco o nada puede hacer para dar y cambiar el rumbo al país en conjunto con quienes toman decisiones en los aparatos de gobierno, aunado lo anterior al desinterés en torno a temas políticos, también es cierto que la solución de los grandes problemas nacionales debe involucrar de forma activa a la sociedad.

Pretender que las soluciones a los grandes problemas nacionales provengan de un sector en particular es un mero sueño y una pérdida de tiempo, sin querer decir con esto que quienes lideran los gobiernos estén exentos de la responsabilidad que la sociedad les ha conferido. Más bien, quiere decir que la implicación organizada y responsable de los diversos sectores de la sociedad es y será siempre necesaria para generar mejores condiciones de desarrollo para nuestro país, y sí, como también es y será necesaria para generar mejores gobiernos.

 

*Publicado el 1 de Febrero de 2010 en El Blog de DHP, en Animal Político.com

El auto sin tablero

24/11/2010

¿Alguna vez se han puesto a pensar qué sucedería si su auto no tuviera un tablero con indicadores de velocidad, de las rpm del motor, de la cantidad de gasolina en el tanque, del estado de la batería, de la cantidad de aceite, del estado del sistema de frenos, etc?, ¿seríamos capaces de conducir nuestro vehículo, ya no digamos de forma óptima, sino mínimamente de manera que éste no se quedara eventualmente parado sin razón aparente y sin previo aviso?, ¿podríamos saber si existe una falla que nos requiere una acción inmediata, para así evitar poner en riesgo nuestra llegada al destino deseado?

De la misma manera, y usando la analogía del automóvil, toda organización, sin importar su giro, requiere igualmente de indicadores para su toma de decisiones, de manera que éstas, orientadas hacia objetivos claros, pero también a través de la información de su estado actual (descrito a través de sus indicadores), le permitan llegar al rumbo que la organización se haya fijado. Sin este ingrediente básico, no habrá organización que pueda llegar a su destino, como tampoco controlar y menos mejorar su actividad diaria. El uso de indicadores de desempeño está ampliamente extendido en las organizaciones privadas, en donde cada individuo tiene asignados objetivos a cumplir, los cuales son evaluados de manera periódica a través de sus indicadores de desempeño. De esta forma, la persona sabe en cualquier momento si el resultado de su trabajo es satisfactorio o no y si requiere hacer modificaciones o mejoras en su actividad para asegurarse de llegar a sus objetivos.

Y ¿qué hay del sector público?, ¿se manejan indicadores de desempeño para el logro de objetivos?, ¿las actividades se orientan hacia objetivos claros y los resultados se evalúan periódicamente?, ¿cómo sabe un servidor público cualquiera si está llevando a cabo su trabajo de manera adecuada?, ¿qué priva en este sector, la medición objetiva y en consecuancia la mejora o la prebenda política como base para la actividad?
Un ejemplo: la Cámara de Diputados del estado de San Luis Potosí (actualmente la LIX Legislatura), no tiene establecidos indicadores de desempeño para los diputados, ni en lo particular, ni como bancadas, ni como legislatura. A lo más se pueden encontrar para algunas bancadas lo que aquellas denominan como  “agendas legislativas”, que son documentos llenos de buenos deseos que no mencionan en ningún caso cuáles serán los objetivos (claros y medibles) y mucho menos cuáles los indicadores que la bancada en cuestión utilizará para asegurar que sus objetivos se cumplan. Entonces, ¿cómo sabemos los ciudadanos cuál es el desempeño de los diputados del estado?, ¿y cómo lo saben ellos?, entonces ¿qué orienta hoy el trabajo legislativo del estado?

El no poder encontrar respuestas a estas preguntas tan básicas nos debería llenar a todos los ciudadanos de una enorme incertidumbre, pero sobre todo, debería movernos a exigir un cambio en la forma en la que hoy, instituciones clave para el desarrollo de un estado, como lo es el congreso local, orientan y gestionan su actividad, a través del establecimiento de objetivos e indicadores para su constante evaluación y mejora. De otra manera nuestro auto (marca “Incipiente Democracia”) va a dejar de funcionar en cualquier momento sin que nos demos cuenta, ¿o es que todavía funciona hoy?

 

 

foto: 367art

Desvinculación cultural y el XIII Festival de Música Antigua y Barroca de San Luis Potosí

29/10/2010

Cada año, por estas fechas, se realiza en la ciudad de San Luis Potosí el Festival de Música Antigua y Barroca. Este festival se ha constituido en una valiosa oportunidad para que la ciudadanía tenga un contacto directo con los géneros musicales y culturales que se presentan, con la enormísima ventaja de que en esta ciudad contamos con numerosos e invaluables escenarios arquitectónicos que son, en muchos casos, también fruto de la época en la que fue creada la música que se presenta año con año en este festival, y me refiero por ejemplo, a las iglesias y templos que sirven de marco para estas presentaciones, las cuales le han dado a los festivales un carácter simplemente inigualable. Además de las reconocidas agrupaciones de distintos lugares del mundo que en años pasados han participado en este festival, éste ha contado año con año con un grupo anfitrión, ya que además de ser orgullosamente local, se destaca por la calidad de sus interpretaciones, además del loable trabajo de investigación y rescate de música que ha llevado a cabo a lo largo de todos estos años, y me refiero al grupo Danserye.

Hace poco más de una semana, tuve acceso al programa del festival de este año (XIII Festival de Música Antigua y Barroca), y para mi sorpresa me di cuenta de que el grupo Danserye no aparecía en dicho programa. Inicialmente pensé que se trataba de un error, razón por la cual envié un correo electrónico a la Dirección de Festivales de la Secretaría de Cultura del Estado, cuyos responsables son José Arturo Castillo Jiménez y Juan Carlos González Islas, Director de Festivales y Director de Vinculación Artística, respectivamente. No fue suficiente sólo un correo, dado que la respuesta que desde un principio recibí suscitó en mí más preguntas.

La serie completa de intercambios que por correo electrónico mantuve en días pasados con Juan Carlos González, quien como mencioné arriba, es el Director de Vinculación Artística, la encuentran en esta liga. Las respuestas que obtuve, que en algunos casos son respuestas a medias y en otros son totalmente cuestionables,  hablan por sí solas; ustedes saquen sus propias conclusiones. En lo que a mí respecta, me dejaron ver claramente que al seno de esta dirección existe una serie de ideas erróneas sobre lo que vinculación artística significa. Cuestiones como la ausencia de una convocatoria formal o como el “estar esperando” a que la vinculación tenga que darse desde los grupos artísticos hacia la institución y no al revés, así como el argumento de que no se puede programar a un grupo si en esta dirección de vinculación no saben cómo se llama, son sólo algunos ejemplos. Pues, ¿qué no se supone que el papel de un departamento de vinculación sería el de buscar, convocar, atraer, jalar, invitar, a las agrupaciones musicales por todos los medios posibles, y para eso haría falta mucha más imaginación como para estar esperando a que se asome alguien en la oficina con una propuesta, cuando ni siquiera se ha hecho una convocatoria formal y extensiva? Peor aún, dejar a un lado la más mínima autocrítica que el caso requeriría y perder la posibilidad de enmendar rápida y oportunamente la situación (reaccionar, pues), y para colmo también, confundir el legítimo derecho que tengo como ciudadano para cuestionar a un funcionario de gobierno sobre su proceder, con una cuestión de primitiva agresividad. Todo esto es más que lamentable.

Por el bien de los ciudadanos y de las agrupaciones musicales de calidad de nuestra entidad, lo menos que se esperaría del Secretario de Cultura en este caso particular, es que se dé a la tarea de revisar en detalle los procedimientos que son usados para convocar y organizar los festivales culturales en nuestro estado, si es que tales procedimientos existen, y si no, crearlos, para que la tan necesaria tarea de vinculación artística se haga con criterios claros, así como también orientados hacia la promoción continua de los grupos locales. De seguirse procediendo como este caso lo demuestra, se corre el riesgo de que la organización de cualquier festival cultural en nuestro estado quede a merced de la discrecionalidad y de la exclusión, en evidente perjuicio de la sociedad potosina y de su vida cultural.

 

Cartel del XIII Festival de Música Antigua y Barroca

My Perro Rano – migración y fotografía

23/10/2010

La noche del pasado 20 de Octubre tuve la fortuna de asistir a la presentación del libro “My Perro Rano”, del fotógrafo potosino Mauricio Palos, realizado en el Centro de las Artes de San Luis Potosí. A través de maravillosas imágenes, este libro nos permite adentrarnos en el fenómeno de las migraciones que por décadas han nacido en Centroamérica y que tienen como destino final las tierras estadounidenses.

La presentación del libro tuvo un formato que, por su frescura, disfrutamos enormemente: en el estrado se dispuso una cómoda sala, con una pequeña mesa de centro, desde donde presentaron Mauricio Palos, Martha Rivera, Investigadora del Colegio de San Luis, y Ricardo Sierra, coordinador de Fotografía del Centro de las Artes. Todos quienes ahí estuvimos experimentamos la impresión de asistir a una charla íntima, entre amigos, en donde nuestra presencia osciló entre ser espectadores y convidados.

Inició la presentación Ricardo Sierra haciendo una descripción pormenorizada del trabajo de Mauricio, destacando sobre todo la calidad de su trabajo, así como los logros y reconocimientos ya alcanzados (entre los que se encuentran varias becas, la reciente mención honorífica de la XIV Bienal de Fotografía 2010 del Centro de la Imagen y el ser cofundador del Encuentro Fotográfico Mexicano). Después de esta introducción, Martha Rivera, estudiosa del fenómeno de la migración en Latinoamérica – considerada la migración más grande del planeta -, hizo una interesantísima introducción al tema, basada en su experiencia en la Casa del Migrante de San Luis Potosí y en la tesis que sobre este tema desarrolló, lo que le ha permitido un acercamiento profundo con aquellos que día a día transitan por esta larga, penosa y peligrosa ruta que a algunos les permite finalmente acceder a una realidad distinta a la que dejaron en sus países de origen (aunque no necesarimente mejor), pero que a muchos otros les arroja en el más absoluto abandono, en el dolor o incluso en la muerte, anónima muchas de las veces. Supimos también que Martha fue pieza clave en el acercamiento de Maurico Palos al fenómeno de la migración, que después pudo convertirse en este proyecto fotográfico y documental.

Posteriormente se dio inicio a una divertida pero profunda charla entre Martha, Mauricio y Ricardo, en donde se reflexionó sobre diversos aspectos de este proyecto fotográfico, desde cómo fue construyéndose y estructurándose, hasta las mismas experiencias vividas por Mauricio al adentrarse, cámara en mano,  en el complejo universo del tema que “My Perro Rano” documenta, pasando por las peripecias experimentadas, las satisfacciones, los peligros, las amistades hechas en el camino, e incluso el manejo de la enorme carga psicológica que supone un proyecto de esta naturaleza.

Sin duda esta presentación fue una oportunidad de experimentar de cerca una de las facetas de la fotografía que más disfruto y darme gratamente cuenta de que con este libro Mauricio Palos viene a decirnos con claridad y contundencia que un proyecto fotográfico que busque trascender exige un compromiso absoluto, en donde la capacidad técnica y la enorme habilidad para poder crear imágenes en situaciones y entornos muy complejos, son elementos necesarios. El resultado plasmado en “My Perro Rano” tiene ya voz propia, y como dijera Martha Rivera, este libro forma desde ahora parte importantísima del acervo documental del fenómeno de la migración en Latinoamérica, a la vez que nos acerca más a él.

 

My Perro Rano

 

DHP* y la acción ciudadana

18/10/2010

Tuve la oportunidad de conocer el sábado antepasado a Maite Azuela, quien estaba de visita por mi ciudad, pues vino a impartir un curso sobre políticas públicas a un grupo de mujeres. Maite es analista política, activista ciudadana, integrante de la ANCA (Asamblea Nacional Ciudadana), vocera del movimiento ciudadano DHP* (Dejemos de Hacernos Pendejos) – en el cual yo participo a través del proyecto 500 ciudadanos sobre 500 diputados -, y editorialista del periódico El Universal.

Nos reunimos temprano el sábado en un restaurante del centro de la ciudad, previo a su regreso a la Ciudad de México. Maite es una mujer entusiasta, de ideas claras, que se expresa sin cortapisas. La charla que sostuvimos resultó alentadora en muchos sentidos: a través de ésta pude conocer con mayor claridad los alcances del movimiento DHP, su filosofía, sus objetivos y sus diferentes propuestas. Coincidimos en la enorme necesidad que existe de que seamos los ciudadanos quienes con pequeñas acciones gestionemos los cambios que requiere nuestro país, a través de proyectos que surjan de la ciudadanía y que sean liderados por la ciudadanía misma. Hablamos sobre el proyecto 500 sobre 500 y sobre lo que ha sido mi experiencia en las dos tareas hasta ahora propuestas por esta plataforma (las cuales también encuentran reportados en este blog), así como también sobre la experiencia de este proyecto a nivel nacional, sus resultados y sus oportunidades.

También discutimos sobre la posibilidad de ampliar la acción de DHP a un contexto local, sumando la acción de ciudadanos potosinos que compartan la idea de transformar la entidad, lo que por supuesto me entusiasma muchísimo y sobre lo que próximamente empezaremos a trabajar, con el objetivo de plantear un proyecto de arranque. Lo importante es empezar a darle forma concreta a la idea, para la cual será clave la participación que se sume. Invitadísimos estarán todos quienes deseen participar.

Epílogo: nuestra reunión fue sin duda una muestra más del poder que tienen las tecnologías de la información, en este caso particular, de Twitter, para servir como herramientas de organización ciudadana espontánea alrededor de objetivos comunes, pues fue a través de este medio que pudimos contactarnos y posteriormente reunirnos (sin olvidar, por supuesto, al insoslayable ingrediente del azar que también aportó lo suyo).

 

 

Segunda tarea, Proyecto 500 sobre 500 – Sobre la reducción del financiamiento a los partidos

18/09/2010

Llegó el momento de reportar el resultado de la segunda tarea del proyecto 500 sobre 500. Como les platiqué antes, mi participación en este proyecto consiste en crear un canal directo de comunicación con un diputado, en mi caso con el Dip. Juan Pablo Escobar Marínez, con la idea de transparentar el trabajo legislativo, así como para poder analizar conjuntamente nuevas propuestas que puedan mejorar el trabajo que desde el Congreso de la Unión se lleva a cabo.

Pues bueno, les cuento que la segunda tarea consistió en solicitar a los diputados su opinión respecto a una propuesta específica, abajo detallada, que buscaría reducir los montos de financiamiento a los partidos políticos, ligándolo al número de votos efectivos emitidos en la última elección, como sigue:

“Sr. Dip. Juan Pablo  Escobar Martínez, ¿estaría usted dispuesto a proponer y apoyar la siguiente propuesta?:

Proponemos que se reduzca el financiamiento público a los partidos y que se modifique la fórmula de cálculo de los recursos, para que queden vinculados al número de votos válidos emitidos.

Para reducir el monto del financiamiento público a los partidos bastaría cambiar la fórmula de cálculo. Una opción razonable es que en lugar de multiplicar por el número de electores en el padrón, se multiplique por el número de votos válidos.

El monto debe calcularse multiplicando el 65% del salario mínimo por el número total de votos válidos emitidos en la última elección.

La fórmula que proponemos permitiría un ahorro de alrededor de 1,700 millones de pesos. Además, genera incentivos para que los partidos políticos promuevan la participación y traten de convencer a la ciudadanía para reducir el abstencionismo. Es una aplicación congruente con un presupuesto por resultados.

Favor de contestar SI o NO y porqué.”

La respuesta completa que recibí de parte del Dip. Juan Pablo Escobar la pueden encontrar en esta liga. En resumen, el diputado comenta que la propuesta que presenta el Proyecto 500 sobre 500 es buena, y a la vez informa sobre una iniciativa que su bancada presentó en Octubre pasado, a través del Dip. César Nava Vázquez, presidente nacional del Partido Acción Nacional, con el objetivo de disminuir el financiamiento a los partidos políticos.

Al ser informado de que una iniciativa encaminada a un objetivo similar había sido presentada ya hace casi un año por el Partido de Acción Nacional, pregunté  ante la oficina de  enlace del Dip. Juan Pablo Escobar, qué pasos le faltaban a esta iniciativa y cuándo estaban éstos programados para que la misma fuera presentada y votada en el pleno de la Cámara de Diputados. Se me informó que  la iniciativa, después de ser presentada en Octubre de 2009, fue turnada a las comisiones de Puntos Constitucionales y a la de Gobernación y que todavía hoy se encuentra en espera de dictamen técnico por parte de ambas comisiones, para después ser presentada por los integrantes de ambas comisiones en lo que se denomina una reunión de “comisiones unidas”, en donde será discutida y en donde se pondrá a votación un dictamen final. Con el dictamen final podrá entonces agendarse en el orden del día de una de las sesiones de la cámara para ser votada en el pleno. Sin embargo,  también se me informó que no existe aún una fecha programada para que todos estos pasos se den.

El día de hoy estoy enviando un correo a los presidentes de la comisión de Gobernación, Javier Corral Jurado, y al presidente de la comisión de Puntos Constitucionales, Juventino Castro y Castro, para solicitar se me informe cuándo será la iniciativa dictaminada por cada comisión, cuándo en comisiones unidas y cuándo llevada a pleno. Confieso que me preocupan un par de datos duros: el porcentaje de iniciativas dictamidadas al 9 de Septiembre de 2010, por la comisión de Gobernación es de 3.7% (3  iniciativas aprobadas de 82 presentadas), porcentaje que en el caso de la comisión de Puntos Constitucionales es de 1.7% (4 iniciativas aprobadas de 229 presentadas). Ni hablar, el mensaje es claro, hay que picar piedra para que una iniciativa de esta relevancia vea la luz.

Actualización 26-Septiembre-2010: a una semana de haber publicado este escrito, aún no hay respuesta a mi solicitud de información hecha  a los diputados Javier Corral Jurado y Juventino Castro y Castro.

Actualización 8-Octubre-2010: aún sin respuesta de los diputados Javier Corral Jurado y Juventino Castro y Castro. Por otro lado, espero confirmación de nueva cita con el diputado Juan Pablo Escobar Martínez para discutir sobre el proceso de planeación (o ausencia del mismo) al interior de las comisiones del Congreso de la Unión sobre las iniciativas que son presentadas por los legisladores.

Actualización 26-Octubre-2010: más de un mes ha pasado ya sin que haya recibido ninguna clase de respuesta. Sobra decirlo, pero es escandaloso que los diputados que presiden las comisiones de Gobernación y de Puntos Constitucionales no respondan a mi solicitud de información sobre la iniciativa de reducción de financiamiento a los partidos que se encuentra al seno de sus comisiones en espera de ser discutida.  Ni hablar, a seguir insistiendo. Estoy enviando nuevo email a ambos diputados. ¿Habrá alguna forma para que nos contesten sin tener necesariamente que recurrir al aparentemente inexistente órgano de transparencia del Congreso?, y de no ser posible ¿alguien ha intentado recurrir a éste?  Si  a alguien le contesta una practicante, después de muchos intentos, y que además no es capaz de darles ninguna información, no se sorprendan.

 

DHP / 500 sobre 500


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: